Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luarca forma rederas, un oficio con demanda: "Estamos encargando el trabajo a Galicia"

La Organización de Productores Artesanales inauguró ayer en la localidad valdesana el primer curso y prevé desarrollar otros en Asturias

Gema Rodríguez, Raquel García, Rocío Fernández y Elsa Angulo. Al fondo, María Luisa Suárez y Flor Pérez, ayer, en Luarca. | A. M. S.

Luarca forma a rederas, un oficio que se extingue en Asturias pese a ser demandado. La Organización de Productores Artesanales del Principado de Asturias inauguró ayer el primer curso gratuito en el que diez mujeres aprenden el arte de armar redes para la pesca.

El presidente del colectivo organizador y también de la federación de Cofradías de Pescadores de Asturias, Adolfo García, estuvo presente en la puesta en marcha del curso y avanzó que habrá otro en Lastres el próximo mes de octubre. La situación lo necesita. "Estamos encargando estos trabajos a rederas de Galicia, algo que nos resulta más tedioso y más costoso", apunta García, quien cree que las mujeres que se formen pueden crear una cooperativa "y seguro que no les faltará trabajo". Solo en Asturias, se estima que se necesitarán entre 30 y 40 rederas más para poder atender los trabajadores de las embarcaciones censadas en los puertos asturianos.

El curso es vital para poder acceder a la titulación oficial que permite cotizar por esta profesión.

María Luisa Suárez y Raquel García, durante la formación. | A. M. S.

En el puerto pesquero que más factura del Occidente al año, en Luarca, quedan pocas rederas, como explica una de ellas, María Luisa Suárez. Aprendió el oficio en casa porque su familia era marinera. Ahora ve como su experiencia está muy valorada. "Es un trabajo artesanal y, de momento, no hay máquina que sustituya nuestras manos", detalla.

En el curso de ayer por la mañana se dieron cita cinco mujeres (otras cinco acuden por la tarde) porque el proyecto, que se financia con fondos europeos a través de la Organización de Productores Artesanales del Principado de Asturias, está dirigido a público femenino. Es uno de los objetivos: dar trabajo a mujeres si bien en el futuro podrán apuntarse hombres.

Flor Pérez es una de las alumnas. Un familiar le informó del proceso para acceder a la formación. Ella trabaja en el sector hostelero, pero con la tendinitis crónica que padece "creo que es el momento de dejarlo". En los almacenes de pescadores de Luarca aprendió ayer, lunes, a tejer las redes de la mano de María Luisa Suárez. "Es una suerte tener esto cerca de casa", cuenta mientras atiende a las explicaciones de la monitora.

Para poder hacer bien el trabajo, hace falta, dicen, "tener maña". Una vez que se aprende el patrón, la tarea es casi automática. "Te concentras y te relajas", comenta Suárez al tiempo que informa a las participantes de las desventajas de ser redera. "Es un trabajo muy mecánico; siempre haces el mismo movimiento y por eso tendemos a tener siempre las mismas dolencias: en brazos, manos y cuello", apunta. Como otros oficios, el de redera tiene asociados riesgos, pero también es una profesión nostálgica. "Al final tiras por un oficio que aprendieron tus abuelas y tu madre y que todavía sabes desempeñar tú", señala la redera luarquesa.

Escucha sus palabras con atención Raquel García, quien prueba suerte con esta formación tras retornar a Luarca. Muchas de las mujeres que están en el ciclo esperan poder autoemplearse tras homologar la formación. Elsa Angulo ya conoce la técnica y cree que el oficio tiene mucha demanda en Asturias. Además, comenta que podrá cotizar por el régimen especial de la pesca, algo que le resulta "interesante". Gema Rodríguez es otra alumna. Tiene solo 26 años y ya hizo sus primeros trabajos en embarcaciones conocidas. De este curso espera más formación y hacer con destreza algo que "me gusta". También Rocío Fernández desea que este taller tenga un impacto en su futuro laboral. "Conozco el oficio porque tengo un pequeño taller dedicado a los aperos de pesca", apunta. En general, todas creen que hay que dar el salto y formarse oficialmente para poder encontrar trabajo "estable".

Tras el curso, las alumnas tendrán que acudir a la Escuela de Navegación del Principado de Asturias para trasladar la formación a un título profesional. El segundo curso que se celebrará en Asturias con idéntico contenido tendrá como escenario Lastres y empezará a finales de octubre.

Compartir el artículo

stats