Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tineo reivindica la trashumancia

"Donde voy, siempre me muestro orgullosa de mis raíces", subrayó la ganadera e influencer Lucía Velasco, nombrada "reina"

Arriba, Lucía Velasco, a su llegada a la braña. En el círculo, el alcalde de Tineo, José Manuel Feito, entrega el título a Paco Feito. | T. Cascudo

La fiesta tinetense de la Trashumancia no pudo encontrar mejor "reina" que la ganadera e influencer rural Lucía Velasco. Natural del pueblo tinetense de Bustellán, aunque reside a camino entre Las Regueras y Somiedo, se mostró orgullosa y emocionada de ser reconocida en casa. A ellos, a los que la vieron crecer, les dedicó el galardón. "Donde voy, siempre me muestro orgullosa de mis raíces", afirmó.

Tineo reivindica la trashumancia

Velasco participó a caballo en el desfile que revive el traslado que hacían los vaqueiros desde las brañas de verano hasta las de invierno. Sabe bien de qué se trata, pues ella sigue haciendo la trashumancia. Cada mes de mayo sube con sus cien cabezas de ganado hasta Pola de Somiedo y desciende en noviembre. "Soy vaqueira, lo llevo en la sangre e intento mantener viva esta cultura", señaló a su llegada al campo de la fiesta desde la localidad de Las Tabiernas, desde donde partió el desfile.

Este año, el vistoso desfile tuvo una anécdota, ya que se rompió el antiguo carro del país que lo encabeza y hubo que transportarlo en el remolque de un tractor. "Que lo peor sea eso", bromeó el organizador de la cita, Juan García Gayo, que se mostró feliz por recuperar una fiesta que es "motivo de unión de familias y vecinos, y que busca la armonía".

En el acto también se entregó la "Payetsa de plata" por su trayectoria a la Indicación Geográfica Protegida (IGP) del chosco de Tineo. Su presidente, Agustín Menéndez, hizo hincapié en el origen vaqueiro de este embutido que ahora llevan "con honor, orgullo y satisfacción" a todo el mundo. Especialmente emotivo fue el reconocimiento como "gran vaqueiro" a Francisco Feito, de 87 años, por, entre otros méritos, la reconstrucción de una antigua cruz que señalaba en Cezures el camino a los vaqueiros.

Compartir el artículo

stats