Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Transportes ultima la obra de la autovía entre Casazorrina y El Regueirón (Salas)

El Ministerio instala barandillas y ejecuta acabados para la apertura de la segunda calzada | Avanza el anclaje del "argayón" tras sanear el terraplén

Labores de instalación del pretil en la segunda calzada del puente de La Barrosa, en Salas. | Foto cedida por el Ministerio de Transportes y Movilidad

La apertura de la segunda calzada del tramo de la Autovía Oviedo-La Espina (A-63) entre Casazorrina y el viaducto de El Regueirón, en Salas, anunciada para este mes de septiembre, es inminente. Según avanza el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, sin dar, no obstante, una fecha concreta para la inauguración del tramo, se están extendiendo las últimas capas de firme y ya se trabaja en la instalación de las barandillas y remates finales. Por otro lado, informa de que se ha iniciado la construcción del muro de contención necesario para consolidar la ladera donde se produjo, en 2021, el desprendimiento conocido como el "argayón", que ha retrasado la fecha de finalización de la obra entre Cornellana y Casazorrina.

Trabajos de anclaje de un muro de contención en el tramo de Cornellana a Casazorrina, en Salas. | Cedida por el Ministerio de Transportes y Movilidad

Son los últimos avances de la construcción de la A-63 en el municipio salense ofrecidos por el Ministerio. Y lo más próximo es la entrada en funcionamiento de la segunda calzada entre Casazorrina y El Regueirón, donde se están ejecutando los trabajos finales como el compactado de las bermas exteriores, las cunetas de mediana, el drenaje de los caminos de servicio, el pretil del puente de La Barrosa y los sistemas de contención.

Transportes también indica la evolución en la zona del "argayón", donde están finalizando la construcción de un muro de hormigón armado tras intervenir para sanear el terraplén. Tiene tres niveles de 2,3 metros de altura, con anclajes de hasta 35 metros de longitud y separados por dos metros de distancia.

Asimismo, precisan desde Transportes, al pie de este talud, se instalará una pantalla de micropilotes para después continuar con la excavación y estabilización general de la ladera.

El desprendimiento obligó a cortar durante cuatro meses la carretera N-634 para construir un paso alternativo –conocido técnicamente como "by-pass"– porque la vía quedó sepultada por la tierra, al discurrir esta bajo las obras de la autovía donde se produjo el "argayón". Es el mayor derrumbe de tierra registrado en las carreteras de España. Un incidente que ha trastocado por completo el calendario de apertura del tramo entre Cornellana y Casazorrina, previsto para finales de este año.

En esta zona, con seis kilómetros de vía, se han ejecutado ya todas las infraestructuras proyectadas, a falta de los acabados, como los viaductos que quedaron a medias de construir cuando la obra fue paralizada en la crisis económica de 2010 por el entonces ministro de Fomento, el socialista José Blanco.

El Ministerio señala que los trabajos de movimientos de tierras se encuentran ya en su fase final en este tramo. Y que ya están acometiendo las ejecuciones de drenaje e iniciando el extendido de las capas del pavimento de la vía. Además, Transportes apunta que en los próximos meses seguirán con trabajos de excavación y estabilización de taludes y la colocación de las defensas en las estructuras.

De lo que aún no se sabe nada es de la licitación de la continuación de la segunda calzada desde el viaducto de El Regueirón hasta La Espina donde, por el momento, concluye la autovía. El plan para conectar el "fondo de saco" de la A-63 en La Espina con la Transcantábrica (A-8), a la altura de Canero (Valdés), la conocida como la Auotvía Vaqueira está por ahora relegado en los planes del Ministerio.

Compartir el artículo

stats