Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Museo del Calamar Gigante supera con nota su primer verano: "Es algo único"

El equipamiento luarqués suma seis mil visitantes en sus dos primeros meses abierto y solo recibe críticas la falta de señalización para llegar

Por la izquierda, Carmen Martín, Rosa Fernández, Pilar Benaito y Guillermo Prieto, ayer, durante su visita al museo. | A. M. Serrano

El nuevo Museo del Calamar Gigante de Luarca, que abrió sus puertas el pasado 15 de julio, pasa con buena nota su primer verano en servicio. Con unas seis mil entradas despachadas en dos meses, el equipamiento impacta a los visitantes, que califican de "única" la colección. Las críticas van hacia la falta de señalización para dar con las instalaciones.

La familia de Castellón formada por Beatriz Recatalá, Javier León y sus hijos Diego y Álvaro estaban ayer de paso en Luarca y se acercaron al museo, donde lo que más les llamó la atención fueron los restos de calamares gigantes. "Están muy bien conservados", subrayó Beatriz, al tiempo que su hijo Diego observaba con atención los huesos de cachalote que se pueden ver en el centro. "Fue lo que más me gustó", reconoció el niño. La familia supo del equipamiento a través de un amigo. "Estamos visitando Asturias y Galicia y el museo fue una recomendación acertada", detalló Javier León.

Diego León, ante unos huesos de cachalote. | A. M. Serrano

En otro rincón de la sala, Guillermo Prieto seguía el documental que se proyecta para conocer los avances científicos del también conocido como "kraken". Hace el Camino de Santiago y decidió parar en Luarca para observar las dimensiones de un animal marino de estas características. Le gustó "todo", pero lo que más el observar lo que un día fueron los calamares gigantes en el mar. "Es otro mundo", destacó. Su esposa, Rosa Fernández, también se llevó un "buen y especial recuerdo" del museo. "Es único porque aquí ves algo único. Esto no es un acuario. Te adentras en el mundo marino desde otro punto de vista", detalló la mujer.

También Pilar Benaito, de Valladolid, acudió ayer al equipamiento valdesano. Está en Luarca con un grupo de amigos y una persona allegada les recomendó visitar este espacio museístico. "Pensaba que podía estar cerrado y nos hemos llevado una sorpresa al ver todo esto. Te llevas una grata sorpresa al entrar", reconoció. "Creo que entre todos deberíamos apoyar más este tipo de centros e iniciativas que nos hacen ver lo importante que es el mar, lo grande que es la naturaleza", añadió Benaito.

Carmen Martín viaja con ese mismo grupo y también recalcó la importancia de mantener estas instalaciones para promover la divulgación científica. "Ves algo que no es habitual, como un calamar gigante conservado, y también te alienta comprobar que en pueblos pequeños hay propuestas que dan valor a la investigación científica", indicó Martín.

Javier Muñoz, a la entrada de las instalaciones. | A. M. Serrano

Javier Muñoz, de Madrid, está de paso en Luarca y decidió conocer el nuevo museo dedicado al gran cefalópodo. "En 2013 visité el antiguo y quería volver", afirmó antes de valorar la "gran colección de animales marinos muy bien conservados". Muñoz solo pone un pero: la dificultad de llegar al museo por la ausencia de señalización.

El concejal de Turismo de Valdés, Ismael González, valoró de forma positiva la afluencia y apuntó que el número de visitas evidencia el interés por el equipamiento. Este sábado, día 24, y el domingo 25 será gratuito el acceso.

Lo último en LNE+

Compartir el artículo

stats