Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Antonio Barrientos Alcalde de Boal por el PSOE

"Lo que el Principado tiene pensado hacer en el corredor del Navia no basta"

"Necesitamos que se acorten los plazos de la obra de la carretera, no podemos esperar a 2030 para ver todo el nuevo trazado hecho"

José Antonio Barrientos, junto al monumento dedicado a los emigrantes en la capital del concejo. | A. M. Serrano

 José Antonio Barrientos (1962) es regidor de Boal desde 1999. No tiene claro si repetirá como candidato a la Alcaldía por el PSOE en las próximas elecciones municipales. Ni confirma ni descarta, solo asegura que el concejo, con él o sin él al frente, tiene muchas posibilidades si define bien un objetivo «que no es otro que consolidar y ayudar al sector primario».

–Cuando termine el actual mandato rondará el cuarto de siglo como alcalde. ¿Dispuesto a seguir?

–El futuro todavía está sin despejar. De momento, no hay una decisión firme. Hasta finales de este año o principios del que viene no se anunciará nada oficial.

–¿De qué depende que se quede o se marche?

 –En primer lugar, de la Agrupación Socialista de Boal, que es la que decide en última instancia. Y también de mí, claro.

–Pero usted sí podrá decir si está cansado. Si tiene o no ánimo...

–Tengo ánimo y me veo en condiciones de seguir y de afrontar, al menos, lo que me falta de mandato. El relevo algún día tiene que darse. Y le adelanto que si apareciera un revelo en condiciones, yo no seré un problema. 

–En los concejos pequeños de la cuenta del Navia se observa cada vez más dificultad para reunir a personas y tener candidatos a la Alcaldía. ¿Sucede también en Boal?

­–En Boal no veo que exista ese problema, porque hay por ahora personas dispuestas a estar en la política. Mire la oposición. Pero sí es cierto que no hay relevo generacional y que la gente joven no se implica mucho. No sé si esto pasa por la despoblación o por el desprestigio de la política en general. O porque si te metes en esto tienes que invertir tu tiempo y sacrificar tu carrera profesional unos años...

–¿Tiene la Agrupación Socialista de Boal esa dificultad?

–No me puedo quejar, porque es una agrupación que participa, que apoya y que está donde tiene que estar. La respuesta siempre es positiva para hacer frente a los problemas, porque aquí hacemos equipo. En este sentido, tengo que dar las gracias y ser agradecido con las personas que tengo cerca. Gracias a ellas esta agrupación es de diez.

–Se habla mucho de lo que necesita la zona rural sin prestar atención a las singularidades, si las hay, de los concejos. ¿Qué pide Boal, un municipio que como tantos de la zona rural pierde población, para crecer?

–Necesita consolidar los oficios tradicionales, que son los relacionados con la ganadería, la agricultura y el sector forestal. Si logramos consolidar a las empresas y los empleos que ofrecen, vamos por el buen camino. Lo demás, el turismo rural y otras iniciativas, son bienvenidas, pero lo interesante y estratégico, con lo que tenemos que hacer esfuerzos, es con los tres pilares que sostienen este municipio: ganadería, agricultura y sector forestal. 

–¿Y qué se puede hacer para consolidar esos sectores?

­–En primer lugar, necesitamos políticas del Principado y del Estado. Los ayuntamientos también podemos hacer algo, como, por ejemplo, poner a disposición del ganadero hectáreas de monte comunal para que se conviertan en pastos y se puedan declarar como superficie ganadera. En otros sectores, lo que podemos hacer es mejorar los servicios o firmar convenios con el Principado para que se limpien los montes. También son imprescindibles las concentraciones parcelarias porque ordenan el territorio y lo hacen más atractivo para la actividad primaria.

–¿Es usted optimista?

–Soy razonablemente optimista. No se puede dirigir una administración desde el pesimismo. Veo a parejas jóvenes que desean quedarse en el mundo rural y eso me hace ser optimista. Veo a personas interesadas en el mundo ganadero y agricultor y eso me hace ser optimista.

–La mejora del corredor del Navia sigue siendo el gran atasco. ¿Esperan más del Principado de lo que ofrece?

–Seguimos luchando. Queremos una carretera en buenas condiciones a la mayor brevedad. No podemos esperar a 2030 para ver todo el nuevo trazado hecho, como pretende el Principado. Se lo transmití al presidente Barbón en su última visita a Boal, cuando inauguró el curso escolar. Con lo que tienen pensado hacer, no basta. En todo caso, hemos logrado cosas, como por ejemplo que se intervenga en el tramo Boal-Xío, el peor con diferencia. Este otoño también se harán mejoras en el tramo que comunica El Espín con Boal. Antes tenían pensado intervenir primero en el tramo Grandas-Pesoz, que no están tan mal, a mi juicio. Al final, conseguimos cambiar la planificación y pronto a la adjudicataria de la redacción del proyecto de mejora del tramo Boal-Xío. Son 30 millones de euros. Se cambiará el trazado, se hará un viaducto y, sin duda, Boal ganará. Pero no podemos esperar mucho más por el resto de tramos, porque la comarca pierde población. No podemos esperar a 2030.

–¿Está en el debate de los alcaldes unificar ayuntamientos para ganar en agilidad?

–No es un debate regional. Asturias no tiene concejos de diez habitantes, como sucede en Castilla y León. En la cuenca del Navia no se plantea. Tenemos un concejo pequeño, Pesoz, que es uno de los menos habitados de Asturias, pero no tiene diez habitantes. Hay otras fórmulas para conseguir resultados conjuntos, como dar servicios comarcales.

–¿Qué le pide la gente en la calle?

–Mejoras en los servicios que utilizan en su día a día. Un ayuntamiento debe estar comprometido con los servicios sanitarios y educativos, con la tercera edad, con la seguridad ciudadana... Eso no lo podemos dejar ir.

–Lleva más de dos décadas en el poder y ha visto cómo ha disminuido la población y la actividad económica. ¿Siente algo de responsabilidad?

–Si me votan es que les gustan mis políticas o cómo se gestiona este ayuntamiento. Yo creo que la gente se fue porque nos dijeron que se vivía mejor en las ciudades y nos lo creímos. Aquí caímos en el abandono.

–¿Qué le parecen las medidas anunciadas por el presidente Barbón en el debate sobre el estado de la región para contener la despoblación?

–Todas las que anunció son bienvenidas. Está bien que si se quiere tener hijos haya dinero sobre la mesa, que haya una ayuda especial para los autónomos de la zona rural que están empezando. Pero necesitamos más. La zona rural tiene que ser un lugar rentable para las personas que deciden quedarse. 

Compartir el artículo

stats