Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Buen inicio de la vendimia en Cangas del Narcea e Ibias: "La uva tiene gran calidad"

Los viticultores confían en mantener una producción similar a la del año pasado pese al daño causado por unas condiciones meteorológicas "caprichosas"

Lalo Méndez León, con su mujer, Leticia, y sus hijos, durante la vendimia en sus fincas de Cecos (Ibias). | R. T. C.

Los viticultores de la Denominación de Origen Protegida (Dop) Vino de Cangas compensan el daño causado por las plagas (sobre todo de mildiu) en algunas de las fincas de viñedos con la uva de "calidad extraordinaria" que están recogiendo estos días en los terrenos que lograron sortear el impacto de una meteorología "caprichosa". Es el balance que hacen los bodegueros en los primeros días de la campaña de recogida de la uva. La vendimia es todo un acontecimiento en los concejos de Ibias (el más madrugador) y Cangas del Narcea.

Luciano Gómez, recogiendo uvas. T. Cascudo

"La sensación que tenemos es que fue una campaña muy complicada meteorológicamente hablando, lo que provocó problemas en algunas parcelas. El objetivo es andar en datos similares a otros años, cuando rondamos los cien mil kilos de uva, y creo que se logrará. Las primeras impresiones son positivas", señala el viticultor y presidente de la Denominación, José María Martínez. El trabajo en sus viñedos, de la bodega Martínez Parrondo, está en marcha y explica que "está entrando uva sana y en bastante buen estado, lo que evita que haya que escoger mucho".

Un racimo. T. Cascudo

Para Martínez, el mes más complicado fue junio, momento de la floración en que las vides necesitan un tiempo estable. Sin embargo, los viticultores tuvieron que lidiar "con un tiempo caprichoso" que lo complicó todo y alteró los patrones normales de las plantas.

Un camión cargado con uvas. T. Cascudo

Desde Cecos (Ibias), lamenta Lalo Méndez León el daño que el hongo del mildiu ha causado en buena parte de sus fincas. Tiene más producción que el año pasado porque ha crecido en hectáreas, pero "sin los ataques del mildiu hubiese sido más". En cambio, las parcelas de la zona alta del concejo le permitieron recoger una uva "de sanidad extraordinaria". "El balance es agridulce. En julio nos echábamos las manos a la cabeza y, al final, no fue tan mala la cosecha", señala el responsable de Bodegas y Viñedos Siluvio.

Luciano Gómez, de Bodegas La Verdea, en Cangas, acaba de terminar la vendimia de blancos y está iniciando la de tintos. De momento, está satisfecho. "Fue un año muy complicado, pero creo que lo salvé con mucho trabajo. La uva está entrando sana y con una calidad exagerada, así que la cosecha es espectacular", señala Gómez, que augura una buena añada.

Mucho trabajo también tuvo Adrián Fernández, responsable de la firma Señorío de Ibias. "Para no perder la cosecha casi triplicamos el gasto en mantenimiento. Al venir un junio muy lluvioso y con calor, las viñas crecieron rápido. Normalmente crecen tres o cuatro centímetros al día y vimos un crecimiento de entre cinco y seis centímetros. Además, producían mucha hoja, con lo que, si una temporada normal deshojamos una vez, este año lo hicimos cuatro", cuenta este viticultor ibiense que produce en ecológico. "Estoy contento, porque en tinto logré la misma cantidad que el año pasado y en blanco casi tripliqué la cosecha con la misma superficie", dice Fernández.

Añade el también enólogo ibiense que este año no le hizo falta tanta mano de obra como en otras vendimias por el buen estado de la fruta. "Recogimos una uva muy sana y casi no hubo que seleccionar", afirma.

En plena faena está la canguesa Beatriz Pérez, de Bodegas Vidas, que augura menos cosecha por las plagas. No obstante, como el resto de compañeros, está satisfecha por las buenas condiciones que presenta la uva con la que se harán los preciados vinos.

De manera paralela, en Cangas del Narcea están en marcha los preparativos para la XX Fiesta de la Vendimia, que se celebrará del 7 al 12 de octubre.

Compartir el artículo

stats