La biblioteca popular circulante Menéndez Pelayo de Castropol celebró ayer con los escolares del colegio público La Paloma una doble efeméride: el centenario de la institución lectora y el Día de las bibliotecas, que se conmemora cada 24 de octubre. La bibliotecaria, Manuela Busto, sorprendió a los escolares contándoles la asombrosa historia del hallazgo de un cofre con una carta que unos niños escribieron hace un siglo a jóvenes de su misma edad en el futuro. Aquellos niños soñaban con tener una biblioteca abierta que hoy es una realidad. Busto puso el reto a los aproximadante 130 escolares de La Paloma de hacer lo mismo para la infancia de dentro de décadas. Deben escribir una carta para introducir en una cápsula del tiempo que enterrarán frente al centro lector. En esta "emotiva actividad" se presentó una nueva edición del programa "Padrinos y madrinas de lectura", que biblioteca y centro desarrollan desde hace años, informa T. Cascudo.