Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La repoblación de truchas en el Naviego ha sido "un éxito", concluyen los guardas

El muestreo realizado en el tramo de Vegameoro (Cangas del Narcea) prueba que el cauce presenta unas "características excelentes"

Por la izquierda, el guarda José Blanco, Santiago Traviesa (sentado) y el biólogo Daniel González-Nuevo, durante la medición de las truchas, ayer, en el río Naviego. | D. Á.

El río Naviego a su paso por el pueblo de Vegameoro, en Cangas del Narcea, presenta "unas características excelentes". Ayer lo pudieron comprobar los agentes de la Guardería de Medio Natural del Principado, que realizaron un muestreo de la población de truchas para comprobar la incidencia que ha tenido la repoblación realizada hace un año. Los resultados no pueden ser más satisfactorios.

Santiago Traviesa, guarda mayor de Especies Silvestres, aseguró que los resultados de la repoblación realizada en este río se pueden calificar de "éxito". La razón es que, con la suelta de alevines, se aportó al tramo de río que atraviesa la localidad, de unos 200 metros, la mitad de los peces de dos años con los que cuenta en la actualidad. Es decir, un 50 por ciento de la población de truchas de dos años son nativas y el otro 50 por ciento tienen la marca que las identifica como procedentes de la repoblación, por lo que les falta la aleta adiposa.

"No estamos hablando de la supervivencia de las truchas que soltamos, sino de lo que aportamos al río con esta acción", añadió Traviesa, quien explicó que lo que se consiguió en este tramo es "muy importante, porque logramos doblar la población de truchas de dos años".

El objetivo de las repoblaciones es aportar individuos para la pesca y mejorar la salud de los ríos. En este caso, se ha logrado. "Estamos aportando, además, futuros reproductores que el año que viene desovarán", indicó el guarda mayor.

Santiago Traviesa mide una trucha procedente de la repoblación. | D.Á.

Si por algo se considera que el río tiene buenas características, es porque en él conviven truchas de diferentes edades. En Vegameoro se encontraron ejemplares del desove del año, las de dos años y reproductores de más de tres años. "Con el muestreo comprobamos que hubo un desove muy bueno, porque salieron truchas pequeñas, así que vemos que tenemos un río sano y con las tres clases de edad", destaca el guarda mayor.

En total, en el análisis que se realizó del río se pudieron contar unas 270 truchas, aunque Traviesa reconoce que eso no es lo más importante, sino el ver que se mantiene una población estable de diferentes edades en el cauce.

Ante los buenos resultados obtenidos, la guardería considera que el objetivo de la repoblación realizada se ha alcanzado, por lo que en este tramo de río no se volverá a realizar a corto plazo. Los muestreos se hacen un año después de las repoblaciones para analizar si se necesita seguir interviniendo o si la población de peces podrá seguir desarrollándose sin ayuda.

En el estudio del río colaboraron miembros de la Asociación de Pescadores Fuentes del Narcea, de cuyo centro ictiogénico, situado también en el río Naviego, salieron los alevines de la repoblación. Su presidente, Román Herrero, aseguró que ver el resultado de la suelta "recompensa el trabajo realizado durante el año, que merece la pena".

Compartir el artículo

stats