Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Navelgas revive el esfoyón

La localidad tinetense celebra con éxito el festival dedicado a las tradiciones rurales: "El secreto es disfrutar de lo que se hacía antes"

14

Así vivió la localidad tinetense de Navelgas el Festival del Esfoyon y el Amagosto

María Jesús Antón recuerda "el pueblo de verdad, tal y como era antes" siempre que se celebra el Festival del Esfoyon y el Amagosto de Navelgas, ese encuentro de vecinos y foráneos que organiza la localidad tinetense con el fin de mostrar actividades y estilos de vida tradicionales que hoy se ven amenazados. "El secreto es que quien venga pueda disfrutar de lo que se hacía antes", añade Antón, para quien ese "como se hacía antes" tiene que ver con la hospitalidad y con las ganas de ayudar a que la gente lo pase bien y se sienta "como en casa".

El festival, declarado de Interés Turístico Regional, empezó pasadas las siete y media de la tarde del sábado. Los farolillos instalados a pie de calle mostraban el camino y en las corradas de las casas podía verse cómo se hacen las madreñas, cómo se maneja la desnatadora o qué importancia tiene la fragua, entre otras cuestiones. No faltó la esfoyaza, donde se agruparon personas de todas las edades para deshojar y enristrar las hojas de maíz.

"Es algo que no se ve en otros lugares", afirmó la vecina de Gijón Juana Fernández, quien, junto a su marido, Enrique Rodríguez, pudo conocer en primera persona y por primera vez de lo que tanto le habían hablado. "Teníamos muchas ganas de disfrutar de esta noche mágica, que lo es de verdad por lo que estamos viendo", opinó la gijonesa, sorprendida por la organización del encuentro y por la "cercanía" de la gente.

Los asistentes disfrutaron de sidra dulce recién hecha. También de bollos, frixuelos y torreznos cocinados para la ocasión. En el recorrido entre casa y casa hubo rincones que "prestan mucho". Uno de ellos, según los asistentes, el forno. Allí se pudo sentir el calor especial del hogar. "Es lo mejor y, además, hay bollo", destacó Manuel da Rocha, junto a sus sobrinos, que acudieron vestidos de época. En otro punto, Pedro Queipo hizo sidra dulce junto a José Luis García. "Es una jornada especial para todos, lo que queremos es que la gente disfrute y lo pase bien", apuntó.

Durante la jornada, la Asociación Cultural El Arbedeiro entregó el galardón "La Panoya de Oro" a la bandina "Los Gascones". Al evento acudieron el presidente de la Junta, Marcelino Marcos Líndez; la directora general de Desarrollo Rural, Begoña López, y el edil de Tineo Marcos da Rocha.

Compartir el artículo

stats