Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diego Rodríguez, los 9 años de un campeón de oro

El pequeño cangués ganó la primera cita nacional de parakárate, donde fue el único asturiano compitiendo en la modalidad

Diego Rodríguez, durante la competición nacional en Ávila.

Con una medalla de oro volvió el karateka cangués Diego Rodríguez López, de 9 años, de la primera competición a nivel nacional de parakárate visual organizada por la Real Federación Española de Karate. Es el primer y único asturiano que compite en esta modalidad y para su familia y entrenador, más que el resultado, lo que valoran es la puerta que se está abriendo en este deporte para los niños que tienen una discapacidad.

En su caso, nació con albinismo ocular, lo que le genera alteraciones visuales como la fotofobia y visión muy reducida. Aparte hay otras dificultades para la interacción social. Pero todo desaparece cuando asiste a las competiciones, se sube al tatami y empieza a realizar los katas. "Trabaja muy bien, no lo digo solo porque gane, sino por la destreza y la técnica que tiene", destaca su entrenador, Francisco Martins.

Diego Rodríguez tan solo lleva un año practicando karate y la competición nacional a la que asistió el pasado sábado 5 de noviembre, en Ávila, fue la primera en la que tuvo que hacerlo con un antifaz, lo que le supuso una dificultad añadida para poder completar el ejercicio de forma correcta. "Estoy muy contento, al principio estaba un poco nervioso, pero cuando empecé ya no", asegura el joven campeón, al que en diciembre le espera la gran final que se celebrará en A Coruña.

Su madre se muestra orgullosa de los avances que está viendo en su hijo. "Tuvo que hacer dos katas con antifaz y todos los técnicos alucinaron de lo perfecto que lo hizo", subraya Lucía López. Pero sin duda, lo que más feliz hace a la familia es ver "cómo se está abriendo puertas para él y para otros niños con situaciones similares, en Asturias no había parakárate y consiguió que la federación lo tuviese en cuenta, además a él le ayuda mucho el deporte", destaca su madre.

Tres días a la semana, dos horas cada uno de ellos, es el tiempo que dedica Diego al karate, el año pasado incluso lo combinaba con atletismo. Una apuesta por el deporte que según su madre le favorece mucho en su desarrollo. "Viene contento de los entrenamientos, además le da autonomía, seguridad y en lo social le ayuda mucho", subraya.

De hecho, para Lucía López su hijo es un campeón no solo por la medalla de oro que logró llevarse a casa, sino por el hecho de conseguir salir a competir. "Para él tiene mucho mérito lo que hizo, la auténtica medalla es que no se quedó pegado a mí y subió al tatami para competir", explica. Algo que espera que sirva de ejemplo para otras familias "para que vean que a pesar de las dificultades son capaces de hacer muchas cosas y que el deporte les viene muy bien para conseguirlo", subraya.

En su corta trayectoria es la cuarta competición a la que asiste este joven deportista, ya que también participó en dos ligas regionales, en las que quedó campeón, y en el Trofeo internacional de karate villa Cangas del Narcea que se celebra en junio.

Compartir el artículo

stats