Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La cuenca del Navia vuelve a protestar por las comunicaciones: "Nadie ha cumplido"

Un centenar de personas se concentra en Boal para pedir cuentas al Gobierno regional, "que, pese a la promesa, no trajo ni un euro ni un hecho"

Asistentes a la protesta organizada por la plataforma «Valles del Navia», ayer, en Boal. | A. M. Serrano

La protesta organizada por la plataforma "Valles del Navia" para exigir la mejora integral de la carretera que comunica Grandas de Salime, Pesoz, Illano y Boal con la costa (AS-12), conocida como corredor del Navia, reunió ayer en Boal a más de un centenar de personas. Pese a la intensa lluvia, el colectivo pudo celebrar la reivindicativa cita para decir que "una vez más, este territorio cierra una legislatura en blanco: nadie ha cumplido".

El presidente de la plataforma, Miguel Mojardín, tomó la palabra una vez leído un manifiesto oficial en el que el arreglo de la carretera se calificó de "imprescindible" para crecer económica y socialmente. "Son décadas y décadas de promesas, de planes y de ideas, pero allí no llega ni un duro ni un hecho concreto; nos sentimos estafamos y engañados, nos sentimos abandonados", dijo Mojardín.

Con semblante serio, vecinos llegados de distintos concejos de la cuenca del Navia, todos usuarios del corredor, mostraron su pesar por la falta de compromiso con las infraestructuras de la comarca. Ninguno de los alcaldes socialistas de la comarca (Boal, Illano, Pesoz y Grandas del Salime) participó en una protesta que, por el manifiesto leído y la intervención del presidente de la plataforma convocante, se convirtió en un ataque directo al PSOE, "el partido que gobierna".

Los alcaldes socialistas de Boal, Illano, Pesoz y Grandas no asistieron a la convocatoria

decoration

"En 2019, los socialistas se comprometieron a hacer una reforma integral de esta carretera con los alcaldes del mismo signo político; pasaron las elecciones y no se ha hecho nada. Eso es un timo político y una estafa a los ciudadanos", leyó Lucía Villanueva, la miembro de la plataforma que se encargó de dar lectura al manifestó oficial de la protesta. "Hoy solo tenemos pendiente un parcheo vergonzoso para el que no hay empresa adjudicataria y en marcha hay un estudio; es decir, que pasó una legislatura más en blanco", continuó. Pese a la agria realidad que dibujaron, el movimiento anunció que "no habrá resignación". Lejos de ello planean una gran movilización en Oviedo. "Tendrán que escucharnos", anunció Mojardín.

La protesta congregó a numerosos políticos. Como alcaldesa solo participó la regidora de Villayón, Estefanía González (PP), quien se solidarizó con la causa y reclamó, "una vez más, mejoras también en otra carretera muy importante para la zona como es la AS-35", que comunica Boal con Villayón.

El diputado del PP Álvaro Queipo indicó que lo que ocurre con la AS-12 "es una burla para todo el Occidente". "No hay manera de hacer nada con el PSOE y es falso que ejecutar esta obra tumbe los presupuestos regionales", expuso.

La candidata de Podemos a la presidencia del Principado, Covadonga Tomé, también participó en la convocatoria y dijo que "mientras se invierten millones de euros en una carretera para favorecer a una empresa privada (por Amazon) no se atienden las necesidades de estos vecinos". Además, anunció que las partidas económicas destinadas a mejorar infraestructuras del Occidente serán "irrenunciables" para apoyar el próximo presupuesto.

El diputado y coordinador general de IU, Ovidio Zapico, también estuvo presente en Boal e informó de que la coalición de izquierdas "tratará de conseguir que en el presupuesto de 2023 esta obra cuente con financiación suficiente". Para el secretario general de Foro Asturias, Adrián Pumares, "hay promesas que se repiten cada cuatro años, pero se pasa la legislatura y no se hace nada". "Creo que hacen falta recursos concretos y los próximos presupuestos son la última oportunidad", dijo.

El portavoz de la plataforma de electores SOS Occidente, Marcos Verano, se solidarizó con los habitantes de la cuenca del Navia, e invitó al Gobierno regional a hacer una reflexión porque "esta Asturias es también Asturias".

Numerosos vecinos aprovecharon la ocasión para expresar su malestar por el estado de la carretera. Santiago Suárez, gerente de un empresa de embutidos, lamentó las "falsas promesas" y expuso su caso. Su desembolso mensual en combustible y reparaciones de vehículos por el mal estado del firme y las curvas "generan tanto gasto como el alquiler de una pequeña nave en el polígono industrial de Jarrio, así que casi te están diciendo que emigres de estos territorios".

Para Sira Pérez "la carretera es una vergüenza". "Pronto no pasamos, pero a nadie le importa", apuntó e invitó al presidente del Principado "a conocer esta otra Asturias que no pisa". Julia López, de 91 años, criticó la falta de interés del gobierno: "La carretera es un infierno. ¿Quién va a querer vivir aquí así?", se preguntó.

Compartir el artículo

stats