Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Somiedo acondiciona el último teito de El Coto y la senda de Mumián

"Es una de las áreas que más visitan los turistas, era muy necesario", dice el Alcalde sobre la intervención en la zona

Operarios realizando desde la grúa el teitado de la cabaña de El Coto, en Somiedo. | R. S. A.

El Ayuntamiento de Somiedo ha iniciado la reparación de la única cabaña de cubierta vegetal o teito que queda en El Coto. La actuación servirá también para acondicionar la senda que parte de la localidad y llega hasta la braña de Mumián, uno de los puntos más visitados por los turistas, incluyendo la restauración de un antiguo calero, un horno refractario para la producción de cal. Además, se creará una pequeña área interpretativa en las inmediaciones del teito para que los visitantes conozcan más sobre el origen y usos de estas construcciones etnográficas.

"Hace años adquirimos la cabaña porque es la última que hay en El Coto y no queríamos que se cayese abajo. Ahora, por fin, hemos podido iniciar la reparación para ponerla en valor como merece porque es una de las zonas más conocidas de Somiedo y que más visitan los turistas por lo que era muy necesario", explica el alcalde, Belarmino Fernández Fervienza.

La obra de teitado de la cabaña, la mejora de la ruta de la braña de Mumián y la conservación del calero se financian a través del Plan e Sostenibilidad Turística de Somiedo con una partida de 40.000 euros. "Por estas cosas de cuidado del patrimonio es precisamente por lo que hemos sido un ejemplo para los países del G20, por la apuesta que hacemos por el patrimonio cultural y etnográfico", defiende el regidor. Se refiere a la cumbre celebrada recientemente en Bali donde el proyecto de mejora turística que desarrolla el municipio fue el ejemplo que expuso España en los actos celebrados por la Organización Mundial del Turismo, de la ONU.

Los trabajos han dado comienzo con el teitado de la cabaña, para el que es necesario disponer de ramas de escoba que, tal y como marca la tradición, se deben cortar en la temporada de otoño, cuando la planta pierde el fruto que da, y siempre antes de que termine el invierno para evitar la floración de la primavera. Y ese trabajo se debe hacer también coincidiendo con el periodo de luna menguante. Además, en esta ocasión, no ha sido necesario cambiar los cabrios de la cubierta, las vigas que sostienen la escoba.

"También se adecentará la subida a la braña de Mumián, que es uno de los puntos preferidos por los turistas. Además, tanto Mumián como El Coto tienen gran importancia cultural y etnográfica", destaca el Alcalde, quien sigue de cerca las labores.

La intervención se amplía también a otra edificación etnográfica, un viejo calero en desuso en El Coto. Se trata de una conservación de los restos que quedan en pie pues lleva décadas en desuso y el deterioro es evidente, explica el jefe de obra del Plan de Sostenibilidad Turística de Somiedo, David Martínez, que señala que estas construcciones tienen origen romano. A partir del siglo XIX se introdujeron nuevos modelos de producción, sobre todo en el centro de la región vinculados al desarrollo del transporte por carretera y ferrocarril.

"Con los concejos mal comunicados con el centro de la región, como en Somiedo, los caleros continuaron funcionando con su diseño original y en la década de los sesenta del pasado siglo dejaron de utilizarse los caleros tradicionales al comenzar a fabricarse la cal en hornos industriales", apunta Martínez.

La obra general se desarrollará en las próximas semanas para, finalmente, incluir paneles explicativos en el entorno de la cabaña, donde también se instalarán mesas y bancos. "Uno de los grandes objetivos de Somiedo es buscar una solución al mantenimiento y el uso de las cabañas de teito", destaca el regidor. El concejo quiere que se creen nuevos empleos turísticos vinculados a estas construcciones.

Compartir el artículo

stats