Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ala de Educación Especial del colegio de Allande, sin calefacción desde noviembre

Los profesores afectados aseguran que solo han tenido siete días de servicio y reclaman que se les ofrezca una solución con celeridad

Vista de Pola de Allande. D. ÁLVAREZ

Docentes del colegio de Pola de Allande, en concreto los que trabajan con los alumnos de Educación Especial, cuyas aulas se encuentran en el edificio de la escuela hogar, denuncian la falta de calefacción en ese ala del colegio debido a una avería, que consideran que se está alargando demasiado. A pesar de que disponen de algún radiador eléctrico para combatir el frío, aseguran que estos dispositivos no tienen la potencia suficiente para caldear las aulas rápido y pasan varias horas hasta que consiguen tener un ambiente agradable.

"Hemos tenido solo siete días de calefacción en el aula desde noviembre y así no podemos seguir trabajando, no por nosotros, sino por el alumnado", explican los docentes, que imparten clase a ocho estudiantes de entre 14 y 21 años de Educación Básica Obligatoria, Transición a la Vida Adulta y Formación Profesional en Hostelería.

Los profesores piden agilidad para que se ofrezca una solución al problema porque con la llegada de la ola de frío de esta semana aseguran que "no se puede estar aquí, los chavales tienen frío, y más los que tienen movilidad reducida". Además, explican que no en todas las aulas pueden hacer uso de los radiadores "porque tenemos alumnos con problemas de conducta y pueden resultar peligrosos".

El arreglo del sistema de calefacción depende del Ayuntamiento de Allande y su alcalde, José Antonio Mesa, argumenta que se ha trabajado en ello desde el principio, pero que llevó su tiempo dar con el problema. Ahora se está a la espera de la llegada de una pieza que dará la solución. "Tenemos unas calderas de pellets que son importadas y solo hay un proveedor en España para pedir la placa estropeada, que ya está pedida. Mientras nos llega solo puede funcionar una de las calderas y el problema es que no calienta bastante", apunta.

Mesa insiste en que, al tratarse de un problema técnico, no pueden hacer otra cosa que esperar a que llegue la pieza, que tiene un coste de unos 4.000 euros: "El técnico estuvo días enteros intentando solucionarlo; si fuera por otro motivo, ya estaría resuelto". Mientras tanto, el regidor recuerda que el colegio puede hacer uso de radiadores eléctricos, cuyo gasto de energía también asume el Ayuntamiento.

Compartir el artículo

stats