La vía que da acceso a las playas de Luarca y en cuyo talud se registró un fuerte desprendimiento el pasado domingo, permanecerá cortada hasta principios de febrero. Es la previsión que maneja la Demarcación de Costas que ayer se comprometió con el gobierno local valdesano a iniciar el 1 de febrero los trabajos de estabilización del talud desde el que cayeron unas treinta toneladas de rocas.

"Esta semana la playa estaría cerrada igual por el estado de la mar, así que sería esperar otra semana más. No es urgente abrir, consideramos que el 1 de febrero es un plazo razonable y lo importante ahora es garantizar la seguridad de las personas", señala el regidor valdesano, Óscar Pérez, que agradece la diligencia de los responsables de Costas. "La respuesta está siendo rápida y destacamos la implicación de la Demarcación en esta cuestión", añade Pérez, quien destaca la importancia de esta vía de acceso a las playas. No solo es un lugar muy transitado por vecinos y visitantes, sino que "juega un papel importante en la estructura urbana de Luarca" al albergar un total de 220 plazas de aparcamiento.

El regidor valdesano, tras recibir a un equipo de técnicos de Costas que visitaron la zona para evaluar el talud, dijo que los trabajos previstos consisten en la estabilización del acantilado y en la reparación de la malla dañada por el derrumbe, que afortunadamente no causó daños personales ni materiales.