Valdés llora la muerte de su cronista oficial, Juan Antonio Martínez Losada, «Estremera». El también hijo de la reconocida poetisa y Medalla de Plata de Asturias Nené Losada Rico, falleció a los 73 años en la residencia Abhal de Luarca.

«Estremera», como se le conocía cariñosamente en el municipio y también fuera del concejo, fue concejal de Cultura del Ayuntamiento valdesano entre 1991 y 1999 y profesor de Historia en el Instituto de Enseñanza Secundaria Carmen y Severo Ochoa de Luarca desde 1974 hasta su jubilación.

Martínez Losada se ganó el cariño de su vecinos por su cercanía, su tolerancia, su saber estar y su entusiasmo por la historia del concejo. Escribió varios libros y publicaciones de interés histórico y patrimonial, entre los que destacan «Capillas del concejo de Valdés y de la villa de Luarca» y «Luarca, un recorrido por su patrimonio». Como concejal de Cultura, «dinamizó el concejo como si se tratara de una ciudad», explica el exalcalde de Valdés, Jesús Landeira, uno de sus primos y compañeros de equipo de gobierno durante la andadura política del fallecido. Entre sus logros en este ámbito, destacó la promoción más allá de las fronteras locales de los carnavales y de los certámenes de arte, hoy convertidos en Certamen Nacional de Arte de Luarca y Bienal de Arte Casa Consuelo. Su tenaz apoyo a los llamados «Cursos de cultura popular» también marcó un antes y un después en las políticas culturales de Valdés. Estudioso y entusiasta del conocimiento, dirigió con resultados sobresalientes las sesiones de historia del arte y se preocupó por ofrecer formación en otras temáticas.

«Estuvo en todos los campos, siempre ayudando», contó emocionado el presidente de la Coordinadora para el Estudio de las Especias Marinas (Cepesma), Luis Laria, quien recordó al difunto como la persona «honesta» que no fallaba o el vecino y amigo que «siempre cogía el teléfono». «No nos damos cuenta del legado que nos dejó; de que fundamos el Cepesma gracias a él, porque fue él quien preguntó por qué los delfines que se acercaban a la costa de Luarca no podían ser el origen de algo», contó Laria, para quien «Estremera» fue «uno de los maestros de mi vida» y «determinante» para conseguir que se conservaran los calamares gigantes que en la actualidad muestra el Museo del Calamar Gigante de Luarca y que el Cepesma empezara y continuara su andadura.  

La asociación de cronistas oficiales de Asturias también mostró su tristeza por la «pronta» pérdida. El presidente del colectivo y también cronista oficial de Cudillero, Juan Luis Álvarez del Busto, valoró a "Estremera" como la persona «valiosa, educada y cercana» que era, como el «defensor a ultranza de los valores e historia de Valdés». Precisamente su vida estuvo marcada por el hacer de su madre, Nené Losada, la poetisa que puso en valor la llingua y que le transmitió el amor por la cultura asturiana.

 En el instituto luarqués también le recuerdan como un profesor «diplomático» y «profesional». Fueron muchos los alumnos que se beneficiaron de sus amenas clases y quisieron darle las gracias por ser un «gran profesor y mejor persona», como se pudo leer en las redes sociales. La profesora y compañera de instituto María Jesús Paredes también habló del buen hacer de "Estremera". "Era muy querido por los compañeros y por los alumnos; dejó huella", dijo. "Siempre estaba pendiente de los alumnos; era muy trabajador y lo vivió todo con especial ilusión y ganas", añadió. En la memoria de algunos de los estudiantes están los viajes que siempre procuraba organizar para enseñar de la forma más vivencial posible la historia del arte.

Su preocupación por la villa, el concejo y el futuro de ambos, le llevaron a vincularse a numerosas entidades. El grupo filatélico «Río Negro», la Fundación Fernández Lema, la asociación cívico-cultural "Viento del Norte" o el club de fútbol Luarca fueron cuatro de ellas. El presidente del primero y portavoz de la segunda fundación, Orlando Pérez, mostró su pesar por lo ocurrido y recordó la siempre buena disposición de Juan Antonio Martínez Losada para hacer crecer los proyectos locales. Desde el colectivo "Viento del Norte" quisieron tener unas emotivas palabras para la triste despedida: "(Estamos) apenados por su fallecimiento, y agradecidos por su legado".

El alcalde de Valdés, Óscar Pérez, lamentó asimismo en nombre de todos los vecinos la muerte de «Estremera»: «Fue una persona extraordinaria que siempre estuvo al servicio del concejo desde diferentes responsabilidades y que entendió las humanidades y la promoción de la cultura valdesana como una forma de vida». El funeral se celebra el lunes, 23 de enero, en la iglesia parroquial Santa Eulalia de Luarca a las 17:00 horas.