El presidente de Industrias Lácteas Asturianas (ILAS) Reny Picot, Francisco Rodríguez, mostró ayer al presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, la planta productiva de Anleo, en Navia, donde están desarrollando una nueva división comercial en torno a las grasas y mantequillas que, según anunció el fundador de la compañía, generarán nuevos empleos. Un recorrido en el que Barbón reconoció la trayectoria «ejemplar» de la firma y su compromiso con el territorio. 

«Lo que planteamos son procesos industriales complejos que siempre suponen más empleo. Las cosas no se hacen solas y siempre estamos en eso desde que nacimos. Desde que empezamos en 1960 con cuatro o cinco chicas, todas ellas ahora ya son abuelas, hemos crecido hasta el momento actual, un crecimiento vegetativo que se deriva del crecimiento de la empresa», señaló Rodríguez, quien se mostró agradecido con la visita del presidente regional.

Por su parte, Barbón indicó que acudió a la factoría de Anleo «para destacar a los buenos empresarios, los que tienen la capacidad de innovar y darse cuenta de que el mundo está cambiando y exige nuevos retos, una empresa que tiene un impacto en el empleo muy importante y trascendental en todo el Noroccidente». Al encuentro asistieron también el expresidente regional, Juan Luis Rodríguez Vigil, y el alcalde de Navia, Ignacio García Palacios, y el consejero delegado de ILAS, Juan Manuel Rodríguez Coloma.

En cuanto a las novedades e inversiones previstas en la planta, Rodríguez explicó que es la dinámica habitual en la empresa desde su fundación, hacer cosas sin parar «como el agua de los ríos que corre sola». En ese sentido comentó escuetamente que los nuevos planes de ILAS pasan por una sección de grasas «pues las mantequillas se desdoblan en múltiples fracciones». 

Y ello generará nuevos empleos. La compañía tiene una plantilla en Anleo que oscila entre los 600 y 700 trabajadores y trabaja con más de 900 ganaderías de Asturias, Galicia, Cantabria y Castilla y León. Allí se producen y procesan 300 millones de litros anuales de leche, cerca de 200 millones de libros de suero y 30 millones de litros de nata con los que se elaboran quesos, mantequillas, postres y alimentos infantiles, leche en polvo, bechameles, chocolates, natillas y helados.

Rodríguez también comentó que las actuaciones que están impulsando en la fábrica láctea para modernizar los sistemas de producción mediante nuevas tecnologías tienen como objetivo dar al consumidor más y mejores productos y ser a la vez más competitivos: «Eso hay que cuidarlo, que nadie destruya nuestra capacidad de mejorar». 

El futuro de ILAS tiene otros retos que afrontar como equilibrar el mercado del sector lácteo en la Unión Europea, destacó Rodríguez. «Si hay derechos arancelarios frente a terceros países debería haber también para las industrias intracomunitarias, porque no son iguales los costes en todos los sitios». Por ello, apuesta por «unir esfuerzos» con Central Lechera Asturiana «para fortalecer las condiciones de competencia». «Mantenemos una excelente relación y yo apostaría por que esa relación se fortaleciese en el tiempo, pues hace falta unión entre nosotros para modificar ciertas cosas de Europa que no nos gustan». 

A lo largo del encuentro, en el que recorrieron todas las instalaciones de la compañía en Anleo, el presidente regional estimó que la actividad de ILAS es «insustituible» por su capacidad de generar economía y productos «de primer nivel» con presencia internacional en cinco países. «Quería saber de sus futuros proyectos y también agradecer la apuesta que hacen por el territorio. Si esto está aquí, esta excepcional producción, es gracias a la implicación familiar y personal. Hay que destacar la labor de los buenos empresarios». Por su parte, el fundador de ILAS agradeció la visita y consideró las palabras de Barbón «muy estimulantes». 

Por otra parte, el presidente del Principado comentó que este 2023 Asturias superará los cien millones de euros en el reparto de fondos europeos de la PAC (Política Agraria Común) destacando que «nunca en la historia se había movilizado tal cantidad de recursos». También indicó que, a través de las ayudas Leader de la UE, se incrementa la dotación del ticket rural del autónomo hasta los 40.000 euros a fondo perdido «para aquellos que quieran emprender, uno de los retos que tenemos en Asturias». 

Asimismo Barbón comentó que nota «el cariño y afecto» de la gente en relación a una encuesta publicada ayer lunes sobre la valoración ciudadana de los presidentes autonómicos. Es, de hecho, el único que obtiene un aprobado. Aunque insistió en que no gusta de comentar este tipo de estadísticas, sí reconoció «humildemente» que advierte el apoyo de una sociedad que, aseguró, le da fuerzas «para seguir trabajando en la línea de cercanía, muy en contacto con la gente, con sus problemas, y siendo conscientes de cuándo no hacemos las cosas bien».