El gerente del Área Sanitaria I, Pedro Herce: "Toda la cartera de servicios de Jarrio, salvo Geriatría, tiene las agendas abiertas y está funcionando"

«Hacemos todo lo posible por revaluar y reprogramar las citas según su prioridad clínica; todos los profesionales estamos trabajando muy duro para intentar resolver los problemas»

Pedro Herce, en Jarrio.

Pedro Herce, en Jarrio. / T. Cascudo

Pedro Herce (Gijón, 1965) ocupa desde enero el cargo de gerente del Área Sanitaria I, la de referencia para el Noroccidente asturiano. Tras cinco meses en el puesto, concede a LA NUEVA ESPAÑA su primera entrevista para analizar la situación de una comarca cuya cabecera asistencial es el hospital de Jarrio. Lanza un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía al exponer el plan del Área para hacer frente a una carencia de profesionales en algunos servicios que espera superar en los próximos meses. 

–¿Qué balance hace?

-Mi primera valoración es buena. En lo personal, es un nuevo reto profesional en un momento de oportunidad para la sanidad pública asturiana. En mi experiencia es además muy importante contar con buen equipo de personas, porque uno solo, puede hacer muy pocas cosas, y en el Área I me he encontrado con profesionales altamente comprometidos con su hospital, con mucho sentido de pertenencia. Hace años ya asumí que los retos profesionales que merecen la pena no suelen ser fáciles.

–Llega a Jarrio en uno de los momentos de más malestar ciudadano por las continuas anulaciones de citas y por la falta de especialistas

–Bueno, aunque parezca lo mismo, son dos cuestiones diferentes. Lo primero que debo hacer es pedir una vez más disculpas a los ciudadanos porque no poder asumir las programaciones de citas ante situaciones sobrevenidas es un fallo que a menudo genera malestar y una lógica preocupación. Es absolutamente comprensible que un ciudadano que lleva meses esperando por una consulta, se disguste cuando recibe una comunicación de que se le cancela sin una alternativa inmediata. Pero la ciudadanía debe entender que esto no es algo extraordinario ni de Jarrio ni de la sanidad asturiana. Las citas suelen darse con bastante anticipación y en cualquier organización puede haber una circunstancia sobrevenida que obliga a cancelar una cita y reprogramarla. Cuando ocurre esto por ejemplo, por una baja profesional y en un equipo con pocos facultativos, nos cuesta más hacer esa reprogramación. Pediría confianza en el sistema público porque las soluciones a veces son complejas, pero llegan y estamos haciendo todo lo posible por reevaluar y reprogramar esas citas atendiendo a un criterio de prioridad clínica porque no es lo mismo una primera cita para diagnóstico que una revisión. Las reclamaciones son comprensibles y las entiendo, pero todos los profesionales del hospital estamos trabajando muy duro para intentar resolver los problemas. El otro tema es el de la falta de especialistas que existe en todo el sistema público de salud. 

Pedro Herce en el interior del hospital y junto a la obra de Herminio.

Pedro Herce en el interior del hospital y junto a la obra de Herminio. / T. Cascudo

–Esa revaluación de los casos se hará en las áreas más sensibles ahora mismo, como Neurología o Dermatología, ¿no?

–En Neurología el jefe de servicio y los neurólogos de Avilés (Área III) están viniendo a pasar consulta a Jarrio semanalmente, han revisado los casos y están citando por prioridad clínica. En Urología es el mismo esquema, solo que nos apoya el Área VIII. En Dermatología, especialidad unipersonal, vienen del Área IV y del Área V. En todos los casos se ha recuperado la actividad, con limitaciones. Toda la cartera de servicios de Jarrio, a excepción de Geriatría, tiene agendas abiertas y funcionando. Es una solución a corto plazo, porque las plazas vacantes en Jarrio no se han amortizado. Las plazas se mantienen y ahora mismo están en marcha dos ofertas públicas de empleo y un concurso de traslados. Cuando estos procesos se completen probablemente estemos en un escenario muy diferente. También hay que decir que Jarrio nunca ha tenido tantos profesionales trabajando. La plantilla se han incrementado notablemente y la población del Área I ha disminuido un veinticinco por ciento, así que no podemos estar prestando la peor atención de nuestra historia. Los datos dicen que no puede ser así.

-¿Cuál es la situación de Geriatría?

-Hay dos plazas en plantilla, pero no se han cubierto porque no hay geriatras. Ahora mismo la disponibilidad es cero. Tengo experiencia en gestión de hospitales con servicio de geriatría y creo que nuestro proyecto de trabajo es ilusionante, que tiene muchísimo recorrido por las características de nuestra población. Estamos seguros de tener un proyecto ilusionante y desde aquí invito a los profesionales a que lo conozcan y confíen en nosotros porque queremos ser una referencia también en la atención geriátrica y podemos hacerlo, dadas las características de nuestra población, con profesionales con inquietudes por innovar y dar un servicio de calidad.

–Preocupa también la situación de los centros de salud. En concreto, los médicos adscritos a Vegadeo emitieron una carta recientemente pidiendo cubrir las bajas y quejándose por la falta de respuesta a sus solicitudes. ¿Hay solución a la vista?

–La falta de profesionales, como les decía, es global y excede del Área I. La respuesta a su solicitud ha sido inmediata y nos hemos reunido rápidamente con el equipo de profesionales y con los alcaldes de la Zona Básica de Salud para evaluar las alternativas y preparar un plan de contingencia. El Servicio de Salud lleva trabajando de forma activa desde hace meses en medidas que mejoren la respuesta ante escenarios como el actual. A finales de mes se incorporará un médico a la Zona Básica de Salud de Vegadeo, mejorando la capacidad de respuesta. Entendemos la preocupación, pero la situación dista mucho de ser una emergencia sanitaria como se ha llegado a decir. Todos los centros están abiertos y la asistencia continuada está garantizada y nunca se ha dejado de cubrir un servicio de guardia. 

–Hay centros abiertos bajo mínimos como el consultorio de Figueras

–Figueras tiene ahora un día de atención, pero, si algún paciente necesita ver a un profesional antes dispone de otro centro a veinte minutos también para la atención ordinaria.

–En Pediatría también hay escasez de facultativos. Solo están cubiertas dos de las cinco plazas de Atención Primaria del Área.

–Afortunadamente en este caso existe también un gran compromiso del Servicio de Pediatría del hospital de Jarrio, que está cubriendo las agendas de Atención Primaria. Es verdad que esta situación no permite por el momento tener pediatría todos los días en todos los centros, pero sí todas las semanas varios días a la semana. La población pediátrica está bien atendida en el Área I y podemos decir que se mantiene una buena continuidad asistencial.

–Las obras de remodelación del hospital de Jarrio se paralizaron en 2020 y el compromiso del gerente del Sespa es que se va a encargar un proyecto para finalizar estos trabajos y se licitaría a continuación. ¿Puede concretar a qué áreas afectaría y qué supondrán estas obras?

–Efectivamente. La empresa adjudicataria abandonó la obra y fue penalizada por ello. Eso nos obliga a empezar un nuevo contrato. La propuesta de mi equipo ha sido que empecemos por la Unidad de Hemodiálisis ampliando el alcance previsto e incluyendo también ahora sus instalaciones técnicas, no previstas en el plan anterior, lo que aportará una mejora a la calidad del tratamiento dialítico, además de los aspectos funcionales y de los espacios. Y a partir de ahí priorizar la actuación del Hospital de Día de Médico en una nueva ubicación. Después deberán acometerse el resto de las actuaciones pendientes. Estoy seguro de que alguna de las actuaciones más relevantes ya se podrá ver en ejecución el año que viene.  

–¿Funciona ya la nueva sala blanca de Farmacia?

–La sala blanca ya ha sido validada por una entidad de certificación externa a principios del mes de mayo como sala de preparación de tratamientos farmacológicos que cumple las especificaciones europeas más exigentes para esta actividad (Clase ISO 6) y por lo tanto ya se está utilizando mediante recepción provisional mientras se completa la tramitación administrativa por el servicio de Farmacia. Para nosotros es un salto de calidad importante, tiene beneficios enormes para la población, supone el reconocimiento a los profesionales que prestan un gran servicio y me consta que es un modelo de éxito que se puede trasladar a otros hospitales. 

-Recientemente, se anunciaron mejoras para el área de Traumatología, al que Aquilino Alonso considera una referencia en Asturias. ¿Cuál es el secreto de este buen funcionamiento?

-El Servicio de Traumatología de Jarrio es muy bueno. Presenta unos buenos indicadores muy buenos a pesar de que atiende procesos muy prevalentes, que afectan a mucha población y, en consecuencia suele ser una de las especialidades con las demoras son más altas en toda España, tanto para consultas como para intervención. En Jarrio, no es así. Para una primera consulta se esperan menos de un mes de promedio y los pacientes se operan antes de los tres meses. Cuando se habla de demoras medias y de promedios, sé que mucha gente se enfada porque los promedios no sirven para medir situaciones individuales, pero sirven para compararse con una métrica homogénea a nivel de todo el sistema nacional de salud y eso demuestra que el nivel de resolución del servicio de traumatología de Jarrio es muy bueno. En buen funcionamiento de los servicios no hay secretos debe haber un buen jefe y una vocación de mejora continua en los profesionales que lo integran. Por ejemplo servicio de Traumatología está acreditado como una Unidad de Gestión Clínica. Al igual que el Servicio de Farmacia dispone de la certificación ISO. Los sistemas de gestión de calidad, suelen ser criticados sobre todo por los que no los tienen, para mí no es una casualidad que donde hay una cultura de gestión de la calidad se obtengan buenos resultados.

-Se han anunciado nuevas técnicas para el servicio...

-Respecto a la innovación que tiene prevista el Servicio de Traumatología, creo que es de destacar que para su dimensión la cirugía de columna está dentro de su cartera de servicios y respecto a las mejoras incorporadas de las que se pueden beneficiar los ciudadanos de Jarrio a través de nuevas técnicas, se dispondrá de un arco radio quirúrgico vinculado al plan de dotación de alta tecnología del INGESA (plan AMAT-I) que será utilizado por el servicio para tratamiento del dolor de espalda con técnicas mínimamente invasivas (rizólisis lumbar). El servicio incorpora también tratamientos regenerativos con plasma autólogo enriquecido en plaquetas para dolor lumbar. Se trata en suma de incorporar técnicas mínimamente invasivas para tratar patologías muy prevalentes y que inciden mucho en la mejora calidad de vida, si se consigue un mejor control del dolor de espalda crónico.

Pedro Herce en el aparcamiento principal de Jarrio.

Pedro Herce en el aparcamiento principal de Jarrio. / T. Cascudo

-¿Cuál es su apuesta para Jarrio y qué metas le gustaría alcanzar durante su periodo de gerencia?

La apuesta de nuestro equipo para Jarrio está fijada por el Gobierno de Asturias y pasa por mantener y potenciar toda la cartera de servicios de Atención Primaria y del Hospital, mejorar las infraestructuras y los equipamientos y seguir dando una atención de calidad que sea bien valorada por la mayoría de la ciudadanía. Respecto a las metas, creo en los equipos y en la continuidad de los proyectos. El compromiso de Asturias con la sanidad pública es ejemplar y viene de lejos y nosotros formamos parte de esa cadena de mejora que busca nuevos horizontes para afrontar y transformar la sanidad de los próximos años para hacerla más eficiente, con más calidad y sostenible en el tiempo. Por lo demás, aquí hay que venir todos los días a trabajar con el despacho recogido y sin personalismos, yo tengo un enfoque profesional de la gestión y de la mejora continua.  

–Al margen de las medidas generales del Sespa ¿puede hacer algo la gerencia de Jarrio para atraer facultativos? 

–Facilitar unas condiciones de trabajo más favorables ante las nuevas realidades sociales es un reto pendiente en nuestras organizaciones sanitarias. La posibilidad de conciliar los horarios de trabajo a turnos o guardias con la disponibilidad de guarderías nos daría un valor añadido si esta medida se combina además con otras medidas de flexibilidad horaria. La alcaldesa de Coaña me habló de este proyecto de guardería y me mostró su total disposición a retomarlo. En el mismo sentido, disponer de acceso a vivienda para estancias temporales en la zona haría más atractiva esta Área. Actualmente el acceso a la vivienda de alquiler en la zona para estancias cortas, es un auténtico problema y la alternativa de hacer largos trayectos diariamente desde centro de Asturias para ir a trabajar sumando dos horas de carretera al día a la jornada laboral no ayuda a atraer profesionales. El Alcalde de San Tirso ya ha concretado por ejemplo una propuesta en este sentido, y ambas iniciativas tenemos que intentar ponerlas en marcha, estas y otras, porque todos los alcaldes me han traslado su compromiso en este sentido y nuestro empeño también será poner las cosas fáciles a los profesionales que estén dispuestos a apostar por el Área I. El noroccidente de Asturias es una zona muy atractiva, bien comunicada, con una alta calidad de servicios donde se puede trabajar y vivir muy bien y creo que puedo decirlo con conocimiento de causa, porque ahora soy vecino de Navia.