La complejidad de las obras en el talud de las playas de Luarca pospone la apertura de su principal acceso al 18 de julio

El alcalde de Valdés, Óscar Pérez, subraya que el Ministerio invierte un millón y medio de euros adicionales en el plan de contención de argayos

Trabajos en el acantilado de las playas en una imagen del pasado mayo.

Trabajos en el acantilado de las playas en una imagen del pasado mayo. / Ana M. Serrano

La esperada apertura del principal acceso a las playas de Luarca se retrasa del 30 de junio, fecha inicialmente prevista, al 18 de julio. El alcalde de Valdés, Óscar Pérez, explica que el cambio de fecha se debe a la complejidad de los trabajos para dar estabilidad al acantilado costero, lo que ha obligado al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico a invertir un millón y medio de euros adicional a los más de tres millones inicialmente comprometidos. Así las cosas, el principal acceso a las playas Primera y Segunda, así como al paseo marítimo de la villa, permanecerá cortado un mes más.

"Podría parecer un retraso, pero no lo es. La complejidad de los trabajos provoca este cambio de fecha, algo que entendemos y agradecemos el extraordinario compromiso del Ministerio con Valdés. Confiamos en su palabra de que el paseo estará abierto el 18 de julio, antes de entrar en la fase más intensa del verano, que es el mes de agosto", resume el regidor valdesano. Pérez indica que es posible acceder a las playas luarquesas desde el sendero de Punta Muyeres, que ya está "perfectamente habilitado". Asimismo, deja claro que el concejo cuenta con otras playas como Cueva o Cadavedo "en perfectas condiciones".

No oculta que este cambio de fecha es un problema para Luarca, especialmente porque cerrar el paseo supone dejar inhabilitados doscientos aparcamientos muy valiosos para la capital valdesana. "No niego que esas doscientas plazas nos dan oxígeno, pero vamos a tratar de derivar el tráfico hacia la zona de La Capitana, donde disponemos de amplio espacio de aparcamiento que dará servicio a los visitantes", añade el Alcalde valdesano.

El Ministerio para la Transición Ecológica confirmó recientemente, a preguntas de LA NUEVA ESPAÑA, la complejidad de esta obra iniciada en noviembre, tras registrarse en octubre un importante desprendimiento en la playa. "Sin lugar a dudas, es una actuación de una envergadura muy sustancial en lo que a consolidación de taludes costeros se refiere, alcanzando cotas de trabajo con elevaciones máximas de 70 metros", precisaron fuentes del ente ministerial.