La asociación Fraternidad incluye en su junta directiva, por primera vez en la historia, a una persona con discapacidad

“Quiero ser la voz de todos mis compañeros”, confesó Antonio García, que ya es vocal de la dirección del colectivo con el apoyo unánime de la asamblea

Asistentes a la celebración posterior a la asamblea de la Asociación Fraternidad.

Asistentes a la celebración posterior a la asamblea de la Asociación Fraternidad.

La Asociación de personas con discapacidad intelectual y sus familias, Fraternidad, celebró este fin de semana su Asamblea General en Castropol, donde como hecho histórico para la entidad, una persona con discapacidad pasó a formar parte, por primera vez, de la Junta Directiva de la Asociación. Antonio García Suárez, usuario del Centro de Apoyo a la Integración de Villamil, es el nuevo vocal de la junta directiva y confesó, tras aprobarse por unanimidad su incorporación, que estaba “muy ilusionado y emocionado”.

“Quiero ser la voz de todos mis compañeros en la Junta Directiva. Es un honor y también una gran responsabilidad, pero tengo muchas ganas de aportar ideas frescas y sumar todo lo que pueda para que Fraternidad siga creciendo”, aseguró García.

Lucía Fernández, coordinadora de la asociación, destacó que “la incorporación de una persona con discapacidad a nuestra Junta Directiva es crucial porque nos aporta perspectivas auténticas y diversas, mejora la toma de decisiones y fomenta la innovación”. Además, añadió que “la asociación al final es suya, y esta inclusión refleja un compromiso con la equidad y la responsabilidad social, y empodera a las personas con discapacidad desarrollando sus habilidades y promoviendo una cultura organizacional inclusiva”.

En el marco de esta asamblea, y también como un hito significativo, se aprobó por unanimidad una modificación de los estatutos que, como señalaba la coordinadora de la asociación “se han adaptado a lo que es hoy en día Fraternidad, una entidad dinámica, transparente, que busca la excelencia y el buen hacer, y que centra sus esfuerzos en las personas con discapacidad intelectual y sus familias, y en los programas que actualmente desarrollamos”.

También por unanimidad, quedaron aprobadas la memoria de actividades de 2023, el plan de acción 2024, y las cuentas y auditoría de 2023.