Un ratón llegado de Londres muestra a los niños cangueses su historia y tradiciones

El cuento infantil, creado por una profesora ovetense del CRA Río Cibea, recorre los palacios y casonas de Cangas del Narcea: "Aquí hay que mirar arriba y a los lados para ir descubriendo edificios y escudos de armas"

Beatriz González con su libro "El viaje de Pedro" en la mano.

Beatriz González con su libro "El viaje de Pedro" en la mano. / D. Álvarez

Los palacios y casonas de Cangas del Narcea, así como su cultura y tradiciones son los protagonistas de un libro infantil que acaba de publicar la profesora del colegio rural agrupado (CRA) Río Cibea Beatriz González Auviaño. “El viaje de Pedro” es el título del cuento que nació con el objetivo de motivar a los alumnos a participar en el proyecto educativo anual de centro de este curso “La nuesa historia. Palacios y casonas” y viendo el interés que despertó entre el alumnado y también el profesorado se lanzó a publicarlo para “compartirlo con todo el mundo”.

Beatriz González, que es ovetense y este curso que acaba de terminar fue el primero en un colegio de Cangas del Narcea, tuvo la idea de tejer una historia con la que acercar a los alumnos al pasado de su municipio a raíz de un paseo por los palacios y casonas que realizó con su compañera, la maestra canguesa Sandra Flórez. “Ese paseo me enseñó que en Cangas hay que mirar arriba y a los lados para ir descubriendo edificios y escudos de armas y me enamoré de los palacios”, confiesa.

Ilustración del libro del palacio Ardaliz.

Ilustración del libro del palacio Ardaliz. / D. Álvarez

De este modo, creó a Pedro, un ratón de Londres que tiene sus raíces familiares en Cangas del Narcea, a donde viaja para intentar descubrirlas. En su recorrido para conocer la historia de su familia, Pedro va encontrándose con el patrimonio cangués, los productos locales como el queso de Genestoso o el vino de Cangas y tradiciones como la cerámica negra de Llamas del Mouro o La Descarga. “Intenté recoger las cosas típicas de Cangas, porque está bien que los niños las conozcan y, sobre todo, que estén orgullosos de ellas”, destaca la profesora.

La historia va acompañada por ilustraciones realizadas por ella misma, en las que dibujó prácticamente todos los palacios y casonas, así como otros momentos que representan la vida cotidiana en el concejo con referencias a la mina, a los viñedos, al queso y también a su aula en la escuela de Carballo.

Del proyecto escolar que dio pie a este libro, también se ha materializado para el disfrute de todo el público la creación de una ruta por las casonas y palacios de la villa canguesa guiada a través de audios grabados por los escolares y sus familiares que se pueden escuchar accediendo a los códigos QR colocados en cada edificio.