Homenaje póstumo al hostelero Álvaro López, "gran paisano y emprendedor", en la clausura de la Bienal de Arte de Casa Consuelo

El certamen se cierra con un recuerdo a su impulsor y un reconocimiento al presidente del Principado, Adrián Barbón

Ana M. Serrano

Ana M. Serrano

El hostelero valdesano Álvaro García López falleció en 2022, a los 85 años, dejando un gran vacío en Casa Consuelo, el restaurante de Otur (Valdés) fundado en 1925 y que él dirigió con tino durante su larga trayectoria profesional.

Con Álvaro García se fue "un excelente trabajador" y "un gran paisano", como dijo ayer su hijo, conocido cariñosamente como "Alvarín", en la ceremonia de clausura de la XVIII Bienal "Arte y Gastronomía", un encuentro cultural y social que siempre fue especial para Álvaro López y que, ahora, con su primera ausencia, quiso rendirle homenaje.

El acto empezó puntual a las dos de la tarde con una corta pero entrañable intervención del hijo, que, como su padre, está entregado al negocio de comidas. "Siento emociones encontradas", dijo "Álvarín". Sentía tristeza por la falta de su padre, pero alegría por poder continuar con una cita impulsada por él.

La bienal de Casa Consuelo reúne desde 1987 propuestas de artistas de distintos puntos. Este año lo hizo con el apoyo económico de la Caja Rural de Asturias, el grupo Armón, los ayuntamientos de Valdés, Navia y Oviedo, y las empresas Coalla y Distribuciones Cabanella.

Además de ser una cita cultural puntera para el sector artístico del país, también es social porque con la excusa de la bienal se premia a personalidades por distintas razones: por su compromiso con Asturias o por su trabajo en favor del mundo de la hostelería. Ayer, en un acto marcado por el recuerdo del fundador del certamen artístico, recibieron homenajes también el presidente del Principado, Adrián Barbón, el cocinero Raúl Cabrera Martín, el sumiller José María Batalla, el restaurante Casa Vicente de Castropol y el escultor José Luis Fernández.

El presidente del Principado, Adrián Barbón, fue merecedor del galardón por dos motivos: por su gestión al frente de la pandemia y por ayudar a recuperar la confianza en Asturias y por defender la cultura asturiana, según el director del certamen, Orlando Pérez. Fue Barbón quien cerró el acto con su discurso. "Los políticos estamos acostumbrados a las críticas, pero no a los homenajes", dijo. Y recordó a Álvaro López y su legado. Barbón opinó que el hostelero fue "un buen ejemplo" de emprendimiento y enlazó la historia de superación y esfuerzo de este valdesano, a quien ayer calificaron de emprendedor en tiempos duros, con uno de sus lemas. "El futuro de Asturias depende de la recuperación de la autoestima y la labor de Casa Consuelo encaja en esta idea", señaló. "Lo primero es querer", expresó Barbón, dando a entender que, antes de triunfar, lo primero que hizo Álvaro López fue querer a su tierra y a su profesión.

Al acto asistieron el presidente de la Junta General del Principado, Juan Cofiño; el consejero de Medio Rural, Marcelino Marcos Líndez; la vicepresidente del Gobierno, Gimena Llamedo; el alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli; la presidenta de la Federación Asturiana de Concejos, Cecilia Pérez; la alcaldesa de Navia, Ana Isabel Fernández; el alcalde de Valdés, Óscar Pérez; el diplomático José María Laviño, y representantes de todas las empresas patrocinadoras y de la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía, entre otros.

Un certamen que nació fruto de la ilusión e interés de un hostelero enamorado del arte

La Bienal de Casa Consuelo nació del interés del fallecido hostelero Álvaro López por el arte. Lo cuenta la organización de un certamen que este año recibió más de 80 propuestas: "Álvaro disfrutaba muchísimo preparando el certamen, eligiendo a las personalidades que serían objeto de homenaje, decidiendo el motivo de la medalla conmemorativa, interesándose por los jurados, buscando siempre nuevos patrocinadores y colaboradores".

Durante los primeros años, y hasta su muerte, fue dirigido por Jesús Villa Pastur. Con el paso de los años ganó fieles y, sobre todo, apoyos externos. Los patrocinios públicos y privados son fundamentales para la buena salud de este cita que, por ser impulsada por la iniciativa privada, es única en la comarca. Este año, el jurado de la XVIII Bienal eligió la obra "Siesta", del artista Juan Fernández Álava, ganadora del premio "Jesús Villa Pastur". El autor recibirá 3.000 euros por esta obra que, como otras desde el inicio de la historia de la bienal, se expondrá en los salones del restaurante.

Con las aportaciones de los distintos patrocinadores se creó un fondo de adquisición de 14.200 euros con el que se han adquirido obras de Javier Victorero, Israel de la Peña, Jezabel Rodríguez, Marcos Morilla, Lucía Pampillón Muñiz y Tomás Miñambres.