Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esther

A los mios pas

Lluz y esperanza dende otra dimensión

Acércase’l Día los Difuntos. Esti añu los cementerios van tar zarraos a los visitantes, como si los nuesos seres queríos qu’allí descansen tamién tuvieren que sufrir el “confinamientu”. L’andanciu que nos amaga impídenos hasta visitar esti día señaláu’l campusantu, como ye tradición. Una visita a los nuesos seres queríos, que

Antaño celebrábase esti día de difuntos de manera cenciella, con recoyimientu y rezares, en casa, colos más allegaos y llueu la visita al campusantu. Recuerdo a mio ma texendo una corona de rames y flores, col arte que la carauterizaba. Hai la creencia de qu’esa nueche vuelven los difuntos de la familia a visitanos. Dexábase una vela ardiendo en dalgún llugar de la casa y dalgo de comida enriba la mesa, pa que tuvieren bon recibimientu los que volvíen dende’l más allá. Dalgo simbólicu que nun dexa de ser una manifestación d’esperanza pa los que quedamos y que naguamos porque pudieren volver, anque solo fuere un momentu fugaz, un momentu pa poder da-yos un abrazu y saber que nos esperen ellí, al otru llau, pa poder siguir con esperanza pensando en que dalgún día marcharemos y nos reuniremos con ellos y volveremos a poder disfrutar de la so presencia.

Agora que se me fueron los mios pas, los dos, con 18 años de diferencia, quedé dafechu güérfana del so cariñu y tenrura, quedé güérfana del so amparu, quedé güérfana de tantes coses... Una sensación de dolor y tristura, como si te cortaren parte de les tos raíces, como si t’arricaren un cachu de les entrañes, magar que tengo otres persones queríes poles que vivir y lluchar, y ser feliz. Caún de los nuesos tien el so requexu nel corazón. Agora esi requexu qu’ocupaben papá y mamá quedó vacíu, con esa soledá que dexa la muerte y que ye difícil d’enllenar. Quédanos el vacíu como un furacón negru pa siempre. Quédanos la señardá, el recuerdu de tantos momentos vivíos y la esperanza de que tean descansando ellí, n’otra dimensión, na inmensidá eterna; descansando y disfrutando de la paz que nun algamamos nesti mundu que nos dexa poco marxe pa la felicidá. Pidimos que nos sigan amparando y ayudando a llevar con resignación les gafures de la vida. Miro al cielu y piénsolos enllenos de lluz:

“Sois dos l.luceros eternos / qu’al.lumaréis siempre / no nuesu corazón”. Asina lo punxi nel epitafiu y asina lo siento. Siento’l so resplandor illuminando’l mio camín y el de los míos. Y rézo-yos emocionada, pidiendo que nesi sitiu onde nos esperen tean xuntinos disfrutando d’esa otra vida en paz qu’esperamos poder algamar cuando nos llegue esi momentu.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats