DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José de Arango

Estaferia en Zorrina

Solo falta crear una plataforma vecinal para exigir la apertura de la Puerta de Occidente

Hay tres formas de pedir la solución de problemas de los pueblos: convocar una manifestación (o varias), cortar carreteras y crear una plataforma vecinal. La “fanona” de Zorrina que cerró la Puerta de Occidente ya tuvo su manifestación en Oviedo. La carretera no puede ser cortada porque ya lo está desde hace cerca de dos meses. Solo falta crear la plataforma.

Se me pide colaboración, como Cronista Oficial de Salas y su Concejo, y argumento que poco se puede añadir ya, puesto que los medios asturianos y hasta los nacionales se han ocupado con gran despliegue de la ruina económica, social, turística y hasta cultural que supone para Salas y Tineo la “fanona” de Zorrina.

Como falta aún crear la plataforma vecinal, me apunto y voy a conectar con Juan Arango, presidente de Amigos del Paisaje de Salas como primer paso para crear ese movimiento que sea la base de una estaferia, que es el recurso de los pueblos para hacer obras desde hace cientos de años. Y en cuestión de horas se unirán Sergio y Feito, alcaldes de Salas y Tineo (sección de edictos movilizadores y papeleo diverso); de La Espina contamos con los concejales Ángeles, Ana, Adrián, Marité y Tino para que organicen una expedición local de estaferiadores en la que vendrán Oscar de Las Gallinas, Paco de El Cándano y Gonzalo de Porciles (los tres mosqueteros); al frente de la obra estará José Antonio “Cermoño”, que, con su equipo de Forestal Salense (que no falte Rubén con la pala más moderna que haya), es experto en “fanas”, pues lleva muchos años trabajando en las minas de oro de Salas y Belmonte; el asesoramiento para permisos de ocupación de fincas es tarea de Alberto Tejada, de Cornellana, que hace una década resolvió en treinta y dos días, junto con José Manuel, alcalde por entonces, un corte similar en Villazón; de responsable de los transportes de materiales estará Jorge, de Deportes Villar de Salas (por favor, un camión también para Generoso); en el estudio de niveles, cotas y demás accidentes del terreno el responsable es Luis el de Malleza con su láser, al que ayudarían su vecino Pepín, así como Josenín de Tablao, y para la información en redes sociales contaríamos con David Azpiazu, a quien no se le escapa ni una.

Pero como la estaferia para abrir la Puerta de Occidente ahora “pechada” tendrá una duración de varios días, tiene que haber provisión de víveres. Para cocinar, un equipo de lujo: Luis el del Indiano de Malleza, Manolo el del Castillo, la guisandera Amada Pico de San Cristóbal y todo el personal de Mesón Dany de Cornellana, con Germán al frente. Trini, de La Luciana; Gustavo y Vidalina, de La Gran Vía, con Palmira y Jesús, del Berlín; Ángeles, de La Campa, y Quico, de Casa Pachón, completarían las tareas para que el personal no pase ni hambre ni sed. Tendremos Carajitos del Profesor aportados por las hermanas Llavona. José Manuel y Benjamín, de Priero, acudirán con un equipo estaferiador de ese pueblo y Tino Villar, de La Puerta, reclutará a vecinos de Mallecina y La Arquera, así como los que se quieran unir del río allá, entre los que estará Manolo Campomanes. De la zona de Faedo y Lavio vamos a encargar que la oficina de reclutamiento estaferiadora sea en el único bar que queda en la parroquia y que es el de Virtudes y Fernando. Luis Rubio, Juan Carlos Rodríguez (conductor y concejal) y Martín se ocuparán, con vehículos de Autos Mallecina, del transporte diario para que el personal estaferiador vaya a dormir a casa. Para el tratamiento de esguinces, dolencias musculares y demás tendremos a Jesús y David, los dos fisios salenses, ambos profesionales salenses de reconocido prestigio. El cronista no está para tirar de pala y picachón, pero sí recorrerá la obra con un carretillo cargado con el botijo de agua fresca, el vino y la gaseosa. ¡Un equipazo!

Teniendo en cuenta que David Azpiazu viene comentando a diario que apenas se detecta movimiento alguno en la habilitación de un desvío de emergencia (creo que en fino se llama “by-pass”) sería realmente hermoso y muy positivo que hubiese una macroestaferia para evitar la ruina económica de Salas y Tineo, pero de un modo especial para que los niños que ahora se levantan al filo de las seis de la mañana para ir a la escuela, obligados a dar un gran rodeo, pudiesen dormir y descansar una hora más. Los más pequeños no entienden nada de lo que está ocurriendo desde el día de la “fanona”, hace ya tiempo. ¡Demasiado tiempo!

Compartir el artículo

stats