Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Evaristo Arce

Manolo Linares: todos sus caminos le llevan a Navelgas

Pocos ciudadanos concitan tantas simpatías como quien hoy recibe el título de hijo predilecto de Tineo

Ha conseguido sobreponerse a su propia popularidad, sin dejar de ser popular en ningún caso ni perder estimación por ello, aún siendo aquella preponderante y primaria. De hecho, son muchos los que le conocen y le aprecian sin tener referencia alguna, justificada o no, de su relevancia como pintor y sin que su personalidad se vea desfigurada o disminuida por esa ignorancia o falta de información y de criterio. Entre el común de la gente, su nombre le precede y prevalece sobre su renombre.

Así es como Manolo Linares se ha hecho un personaje, múltiple en sus perfiles y ubicuo en sus presencias, socialmente reconocible en cualquier ámbito y reconocido, sobre todo, en el artístico y en aquellos otros en los que ha dejado huella y testimonio fehaciente de su espíritu solidario, como en Navelgas, por ejemplo.

Durante toda su biografía, que ha sido intensa, sacrificada y no exenta de desalientos, frustraciones y penalidades, ha sabido compartir con los demás, pese a quebrantos y avatares de muy diverso cariz, su tiempo, sus bienes y el patrimonio intransferible de su talento, y siempre con Navelgas al fondo de todas sus inquietudes y preocupaciones.

Todo le interesa, nada le es ajeno y cuando tiene una opinión la expresa con energía y rotundidad, la comparte y la discute con mesura y fundamento y procura transmitir con ella un pensamiento crítico, propositivo y conciliador, que sirva para hacer reflexionar y en lo que cabe, mejorar a las personas y a las cosas.

Manolo Linares | Santiago García

Su interacción no tiene límites –tampoco prejuicios–, se entiende con todo el mundo-en el sentido geopolítico y mental más textual-, aunque en ocasiones haya, por ambas partes, dificultades de comprensión verbal o ideológica. Y en cualquier conocido, sea cercano o remoto y con independencia de su origen o condición, identifica al instante y con suma facilidad, quien será, a partir de entonces, un amigo para toda la vida.

Y esos son los méritos y las cualidades humanas que ha sabido valorar el Ayuntamiento de Tineo, nombrándole hijo predilecto, en un gesto nunca tardío de consideración institucional que le honra y es de agradecer.

Pocos ciudadanos concitan tantas simpatías, reciben tantas alabanzas sin apetecerlas, adquieren tantos compromisos, –que cumple a rajatabla, sin servidumbres ni suplicios–, y perciben sin buscarlas tantas compensaciones inmateriales, como Manolo Linares, predilecto por todo lo que expresa, por todo lo que no calla, por todo lo que hace y por la naturaleza bienaventurada de su ser.

Compartir el artículo

stats