Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La columna del lector

¡Viva Cuba Libre!

Acabo de leer un artículo del presidente de la Asociación “Amigos de Cudillero”, Juan Luis Álvarez del Busto, titulado “Evocación de un viaje a Cuba” y corroboro todas sus palabras, aunque yo no formaba parte de aquel grupo de visitantes asturianos a la denominada Perla del Caribe. Cierto es lo que acontecía con los habaneros que no podían acceder a los hoteles y restaurantes a los que solían acudir los “extranjeros”, ni mucho menos acceder a las tiendas o comercios en zonas residenciales, en las que había que pagar en dólares y te encontrabas casi de todo –los escaparates cubiertos con lonas para evitar ver la mercancía desde el exterior–, como en cualquier super de este país.

Soy nieto de Marcelino Corral Rodríguez, natural de la parroquia de Faedo (Cudillero), quien embarcó rumbo a Cuba nada más cumplir la mayoría de edad. Allí trabajó duro, muy duro, hasta hacerse un hueco en el sector hotelero. Estuvo muy involucrado en la centenaria Sociedad de Recreo y Beneficencia “Concejo de Cudillero”, así como en otros colectivos de los concejos de Parres, Cangas y Amieva. Después, a raíz de las confiscaciones de la revolución castrista, regresó de nuevo a Asturias, en esta ocasión con una mano delante y otra detrás: sin nada. Aquí, en su tierra natal, era un ciudadano cubano, sin derecho a Seguridad Social, sin pensión…. La triste realidad de otros muchos retornados.

La Habana engancha e invita a volver de nuevo para descubrirla más profundamente. No es sentimentalismo, sino el encanto de una ciudad con una arquitectura impresionante. No todo se trata de mojitos y daikiris. No todo es Varadero, sus mansiones señoriales y sus envidiables calas; no todo es La Bodeguita del Medio y El Floridita. Por todo ello, hoy más que nunca quiero alzar mi voz por todos aquellos que han sufrido y los que aún padecen la sangrienta dictadura de los hermanos Castro, más de seis décadas de comunismo puro y duro, sin derecho a expresarse y sin visos de la tan cacareada y prometida libertad. ¡¡Viva Cuba Libre!!

Compartir el artículo

stats