Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Félix Martín

De guardia ante el Hospital Comarcal de Jarrio

La reciente disolución del colectivo “Todos Somos Jarrio” podría parecer una mala noticia. Sin embargo, y más allá de las finales discrepancias entre parte de sus componentes, no es así. Es decir, cuando hace poco más de un año se organizó esta plataforma, las necesidades en los servicios públicos del Hospital Comarcal de Jarrio, distaban mucho del óptimo funcionamiento de un centro capaz de atender a un total de 17 municipios, con una población de casi 70.000 habitantes.

La joven Mar Villanueva, a la que no se le pueden escatimar elogios por su valentía y esfuerzo en la organización y dedicación a este colectivo, fue la encargada de ponerlo en marcha y también, de dar visibilidad, como se dice ahora, a las carencias que por entonces arrastraba este centro sanitario.

Atrás quedan las movilizaciones de toda la comarca; una gala benéfica en pro de la intendencia de esta plataforma; la siembra de pancartas y cartelones en todos los municipios afectados, y sobre todo la gran manifestación en Oviedo del pasado mes de noviembre en la que participamos miles de ciudadanos, con el apoyo del SIMPA y de SATSE, es decir de los principales sindicatos médicos y de enfermería, respectivamente. La unión hace la fuerza.

El Gobierno del Principado de Asturias –hay que celebrarlo– tomó nota y se puso manos a la obra. Final y felizmente todo ha ido recomponiéndose en favor de subsanar las deficiencias denunciadas, es decir, en favor de todos. Convendrá, no obstante, no bajar la guardia. Los hospitales comarcales están siempre sujetos a que sus profesionales reciban mejores ofertas (a nadie le amarga un dulce), con los traslados y la merma final para los usuarios.

Todo parece indicar que el apego a un centro comarcal de parte de sus trabajadores, se consigue a base de alicientes laborales, no necesaria y únicamente económicos. La flexibilidad de horarios, el derecho puntual a rotar por otros hospitales en busca de la actualización profesional, son parte de este guión, cuyo final feliz todos celebramos.

Compartir el artículo

stats