Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esther García López

Horru d’Oru

Nel horru, amás de viandes y preseos, guárdense sentimientos mui fondos

L’Asociación Cultural El Hórreo de Barcia, acaba de distinguime col "Hórreo de oro". Ye pa mi un honor recibir esti galardón, y, sobre too, ye pa mi dalgo mui emotivu y que contribuye a reforzar los llazos cola tierra que me vio nacer, y ye, ciertamente, un grandísimu honor y motivu de gran satisfaición por munches razones, ente elles porque una distinción en casa, nel mio conceyu de Valdés, ye dalgo que me llega al corazón. Y por otra parte, porque l’horru, esta construcción tan de nuesu, tien pa mi un aquel especial.

Medré a la vera del horru que presidía la casa onde nací. Xunto al horru xugábamos tolos díes el mio hermanu Tino y yo, y xubíemos con mamá a buscar el compangu pa echar no pote, y les pataques y les panoyes pa les pites. Amás de les mazanes y peres que maduraben ente paya y que nun parábemos de tentales a ver si yá taben pa comer. Yera mio güela la encargada de poneles a maurecer, y tengo memorizáu aquel sabor tan esquisitu. L’horru tenía pa nosotros muncha maxa. Lo que se guardaba ellí dientro taba too colocao con arte, talamente s’asomeñaba a una performance que diba cambiando col pasu de los díes y col consumu de les viandes. El montón de pataques, los tocinos ellí colgaos, el cántaru colos chorizos y morcielles en grasa. Inda me paez percibir el so golor. Les morcielles que duraben tol añu, col mesmu sabor, y les riestres de maíz colgaes no corredor. Too me paecía eternu, lo de siempre, lo de los míos. Aquel tiempu que duraba tanto como queríemos, quiciabes porque nun teníemos reló, nin naide que nos apurase.

Y marché un día de la mio casa, ensin saber que yera la partida definitiva y que nun diba volver namás que de vacaciones, porque una, cuando la mocedá, nun se plantega eses cuestiones, pero mamá lloró aquel día y yo nun sabía por qué. Nun comprendía aquelles llárimes que güei tamién inunden los mios güeyos cuando subo de nuevo la horru y nun ta ella, nin papá, nin mio güela, nin naide de los míos. L’horru siempre foi pa mi dalgo apegáu a la mio vida. Escribí munches veces sobre él y tamién-y dediqué dalgún poema señardosu. Y tomé cuenta de que’l mio horru nun cayera. Nun va munchos años ficimos una restauración, (teyáu, corredor y pegollos) non al completu, pero eso sigue siendo ún de los mios enfotos pa que siga en pie por siempre; esi horru que llegó a mi casa nos primeros años del sieglu XX, en 1902, procedente de la Casa’l Monte, distante unos dos km de la nuestra. Calcúlo-y la edá, y pienso que tendrá más de 200 años. Y pienso en toles vides que presenció, y les faltes, y les miseries, y toles colleches que guardó y tantes coses. Poro pienso que tien que siguir siendo testigu agora d’otres formes de vida, de les visites que-y faigo de ralo en ralo, y párome a miralu y siento tanta señarda... Muncha señardá. Agora vivo momentos emotivos rellacionaos con esta construcción qu’enllenó siempres el mio corazón xunto con otros elementos de la mia casa; agora que L’Asociación Cultural El Hórreo de Barcia, va entrregame l’Hórreo de Oro, el día 23 de xunetu, como símbolu de reconocencia y de querencia, yo voi a zarrar nesi horru brillante, toles vivencies al rodiu d’esti elementu tan singular. Voi a guardar nél los sentimientos más sublimes, los sueños y los recuerdos más apegaos a la mio vida. Voi guardar too aquello que pa mi ye eternu. Gracies amigos de Barcia por permitime revivir tantes emociones entregándome el "Hórreo de Oro". Gracies infinites

Compartir el artículo

stats