La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Félix Martín

En Tapia de Casariego, todos a una

Acerca de la xuntanza colectiva en favor de las fiestas locales

La ocasión no podía ser más oportuna. Ante la celebración del cuarto centenario de la Cofradía de la Virgen del Carmen, la presidenta de la sociedad festiva local, Encarna Pola, puso toda su energía en que el acontecimiento brillara como nunca. Consiguió aunar a más de 15 asociaciones y colectivos de todo el concejo, haciendo hincapié, además (ante el riesgo de una falta de relevo generacional), en la necesidad de establecer un vínculo de unión con las nuevas generaciones tapiegas. Por ello, la AMPA del Colegio Público de Tapia se implicó con energía, y con ella, otra legión de vecinos afanados todo el año en contribuir al éxito de esta seña de identidad carmelita, aportando, también, sus caudales para afrontar las fiestas más caras de la historia.

Unos alfombraron de flores el pueblo en una excelente demostración de arte efímero tras muchos meses de trabajo y filigrana, y ante el asombro de miles de visitantes (un detalle injustamente desapercibido para la televisión pública del Principado); algunos exhibieron colgaduras en sus balcones, a la vieja usanza; otros unieron sus voces e instrumentos (coros parroquiales, Polifónica de Tapia y Banda de Gaitas), mientras el comercio y la hostelería se implicaron como nunca.

Para marcar la diferencia y ante la sugerencia del tapiego Quico "de Conchita", disfrutamos del baile de la Danza Prima (de claro origen religioso), con estrofas carmelitas al paso de la Virgen, en las voces de las hermanas tapiegas María del Mar y Elisa Cuervo Mariñas; también la recuperación de viejas sirenas de barcos, que armonizaron el reclamo de la protección mariana. Paralelamente, la Asociación de Amigos de la Historia de Tapia convirtió el Auditorio en un conjunto de clases magistrales de gran interés; la exposición de documentos de la Cofradía del Carmen en la Capilla de San Esteban; o la sobresaliente exhibición pirotécnica "made in Tapia" fueron otros alicientes de interés. Todavía en el calendario, una exposición de cartelería festiva, y pendiente de ver la luz, una grabación discográfica de varios colectivos artísticos del concejo. Esta vez, la polifonía en Tapia de Casariego sonó más afinada que nunca. Larga vida, y que el concierto tenga continuidad.

Compartir el artículo

stats