Esta exposición, un proyecto de Covadonga Valdés, presenta una serie de catorce pinturas cuyo tema, "el árbol", es el único protagonista sobre lienzos verdes y actúa como una representación ideológica de un paisaje político contemporáneo.