Ser un artista multidisciplinar no es nada nuevo. Pero en el siglo XXI, en el que todo son sinergias, ser un artista híbrido, un artista multimedia, está dejando de ser una rareza para asentarse casi como una realidad en el mundo de la comunicación. Las nuevas tecnologías han contribuido a eliminar las fronteras culturales y ahora también están ayudando a difuminar las barreras entre los géneros, proporcionando a los artistas nuevas vías estéticas, creativas y narrativas aún por explorar y desarrollar.

Este proyecto ofrece una revisión del trabajo de artistas locales, regionales y nacionales que permita a todos, tal vez, evolucionar, promover y participar en los procesos de dar vida a nuestras ciudades.