Un recorrido poético, alegre y triste, vital y desesperado, amargo y dulce, en el que las cartas que envió a los seres amados se convierten en el hilo conductor. Un Lorca desdoblado en hombre y mujer, con esa dualidad que siempre le acompañó. Dos actores serán los vehículos perfectos para esta narración, en ese bucle de teatro dentro del teatro que Federico acarició tantas veces, una realidad que nace y se multiplica para terminar llevándonos a un mismo lugar.

García Lorca y los mil Federicos que lo acompañan.

Intérpretes: Gemma Matarranz y Alejandro Vera.

Autor: Federico García Lorca.

Dramaturgia y dirección: Juan Carlos Rubio.