Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LA GRAN CITA DEL CINE FANTÁSTICO DE CATALUÑA

Sitges 2022, día 1: hacia la resurrección definitiva

El festival abre con una venta de entradas que apunta a récord y la presentación a concurso de 'Resurrection', turbador 'thriller' psicológico con Rebecca Hall

Ambiente en las colas del festival de Sitges para entrar en una de las sesiones de la primera jornada. Ferran Nadeu

La 55ª edición del festival de Sitges, que se ha inaugurado hoy jueves y se extenderá hasta el domingo, día 16, tiene como leitmotiv el mundo virtual de 'Tron', solo uno entre los mil clásicos que se estrenaron en verano de 1982; antes lo hicieron 'Star Trek II: La ira de Khan', 'Poltergeist (Fenómenos extraños)', 'E.T. el extraterrestre', 'Blade runner' o 'La cosa'. Un arrebatado, como siempre, Quentin Tarantino se refería a aquellos días en su pódcast con Roger Avary como "el mejor verano de ciencia ficción de la historia". 

Con su rica programación, avalancha de invitados sonados y espíritu conceptual de posibilidad, este Sitges contribuirá a lo grande a que nos quede un insuperable otoño fantástico. Aunque la industria pasa por un momento complicado, el cine de género parece más o menos ajeno a las turbulencias: en Estados Unidos, en las tres últimas semanas han sido número uno dos películas de terror, 'Barbarian' y 'Smile', obra de autores jóvenes con ideas originales. Muchos rezan para que 'Barbarian' sea película sorpresa en la recta final. 'Smile' ha sido parte, en cierto modo, del festival: se preestrenó en Phenomena como aperitivo de la gran comilona.

57.241 entradas vendidas

En la mañana del jueves en Sitges, las grandes multitudes todavía estaban por llegar, pero el ambiente era infinitamente más vivo que durante los primeros compases del festival de 2020, cuando nadie sabía todavía cómo saludarse o, básicamente, si era buena idea estar ahí, y todavía más que en el ilusionante inicio del de 2021. Si las plataformas se han cargado realmente el ansia de pantalla grande, aquí no parece que vaya a reflejarse en absoluto. Según los datos que nos ofrece la organización, el jueves se habían vendido 57.241 entradas, lo que significa casi diez mil más que el primer día de la edición de 2019, edición prepandémica. El festival acumula este año una recaudación de 605.029,70 euros

No pocos espectadores se reservaron la hora de la comida del jueves, ni mucho menos un claro 'prime time', para disfrutar del 'thriller' psicológico (y físico, también) 'Resurrection' (Oficial Fantàstic Competición), con el que Rebecca Hall sigue solidificando su estatus de gran dama de la turbación tras 'La maldición de Rookford', 'El regalo', 'Christine' o 'La casa oscura'. Esta vez encarna a Margaret, una madre soltera y ejecutiva de biotecnología cuya ilusión de control se resquebraja con el regreso a su vida de David (Tim Roth, sibilino como solo él sabe), una figura imposiblemente tóxica de su pasado lejano, muy lejano.

"¿Qué es real?"

El director Andrew Semans, algo más conocido como productor, se propone y consigue desarrollar el argumento más descabellado con todo el realismo psicológico posible. Sin que eso signifique renunciar a la ambigüedad. Este cronista garabateó durante el pase tres simples palabras en mayúsculas: "¿QUÉ ES REAL?". Semans nunca contesta dicha pregunta, lo que ayudará a que 'Resurrection' quede envuelta para siempre en un halo de enigma y los debates a su alrededor nunca se apaguen del todo.

Fue el sólido (casi) arranque de una jornada que incluiría, además, solo en el Auditori del Meliá Sitges, el preestreno de los dos primeros episodios de 'El club de la medianoche', nueva serie para Netflix del gran Mike Flanagan ('La maldición de Hill House'), o ya a última hora de la tarde, una gala de inauguración con 'Venus', de Jaume Balagueró, como reclamo principal. 

Compartir el artículo

stats