Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crítica de Monegal: Las mentiras que interesan, Julián Muñoz y Villarejo

Julián Muñoz en su ‘docushow’ (T-5).

Siempre he dicho que T-5 y TV-3 tienen una operativa, una mecánica de funcionamiento, muy similar. Aunque la papilla que expanden es bien diferente, el modo de cocinarla es casi idéntico. Ambas cadenas han colocado esta semana sus cámaras, sus programas, toda su maquinaria televisiva, al servicio y atención de dos elementos. El personaje de Tele 5 ha sido Julián Muñoz. El de TV-3, el excomisario Villarejo. Los dos están pringados hasta el cuello de corrupción: Muñoz por el 'caso Malaya', y Villarejo por el 'caso Tándem'. Los dos se caracterizan por ser unos mentirosos de primera. Más que declarar, evacuan con ventilador.

A Muñoz le ha construido Tele 5 un ‘docushow’ por capítulos, bajo el título ‘No es la hora de la venganza, es la hora de la verdad’. El exalcalde de Marbella se presentó enla primera entrega como una víctima de Isabel Pantoja. Recitó un guión muy bien preparado en el que confesó que su único pecado fue de puro amor por ella. "La Pantoja más que una obsesión era una adicción». ¡Ah! Nos dio mucha pena. Y más cuando dijo que al terminársele el dinero, La Pantoja también se le acabó. Abría los brazos Muñoz, como un Jesucristo clavado en la cruz por la tonadillera. Parece evidente que su intención es usar la tele para el lavado de imagen. Y la intención de Tele 5 es permitírselo poniéndole cámaras, guionistas y horario estelar, para intentar ganar a ‘Tu cara me suena’ en Antena 3.

Lo de Villarejo en TV-3 también ha sido glorioso. Su evacuación en la Audiencia Nacional con esa infame ligazón entre el atentado del 17-A y el CNI ("darle un pequeño susto a Catalunya (..) pero se le fue de las manos") no ha logrado atención en las grandes cadenas. Han considerado que es otra de sus habituales mentiras y mezquindades, sin ninguna prueba aportada, y para desviar la atención. En TV-3 ha sido diferente: le han dedicado aperturas de ‘Telenoticies’, y amplísima cobertura en diversos programas. No es condenable que TV-3 crea a Villarejo, y le de pista y visibilidad, impulsando lo que dice para encender a la audiencia. Lo sospechoso es que cuando Villarejo también contó los delitos monetarios de la ‘Pujol’s family’, a eso, en TV-3, no se le dio crédito. No inundaron sus programas con esa evacuación. Son mentiras. ¡Ah! Qué lección de periodismo: las mentiras que interesan, y las que no.

Compartir el artículo

stats