La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal: Este niño parece a salvo, pero solo hasta el siguiente ataque

Todavía no se sabe cuántos cadáveres hay, ni cuántos de ellos son niños masacrados

Ucrania Hospital Infantil

Ataque al mayor hospital infantil de Ucrania. Ante suceso tan criminal, los informativos de las cadenas han despertado. Le han dado al tema prioridad noticiable. Todavía no se sabe cuántos cadáveres hay, ni cuántos de ellos son niños masacrados. De entre todas las desgarradoras imágenes que la televisión nos ha ofrecido, ésta de ‘Informativos’ Tele 5, tomada seguramente con un teléfono móvil, es particularmente dolorosa.

 Es un niño, quizá una niña, intubado, ensangrentado, con la cabeza y parte de la cara vendadas. Dentro de lo trágico, provoca no obstante un punto de alegría emocional: parece que, en efecto, este niño se ha salvado. Pero si miramos con atención, nos damos cuenta de que es una sobrevivencia condicionada: hasta que llegue el próximo ataque, el próximo misil, la próxima bala.

He comenzado diciéndoles que ante este criminal ataque a un hospital de niños la tele había despertado. No es que estuviera dormida, es que la guerra en Ucrania ha entrado en la modorra informativa fatigante. Esto suena muy canalla habiendo tantos muertos de por medio, pero es exactamente lo que pasa. La invasión rusa a Ucrania comenzó hace más de dos años. Demasiado tiempo para la tele. Dicen los expertos que la audiencia nos cansamos. Con Palestina pasa lo mismo. Ahora la masacre de Gaza también ha tenido un repunte televisivo debido al dato que acaba de facilitar la revista médica 'The Lancet': desde septiembre de 2023 se llevan contabilizados 186.000 muertos en Gaza. Y la tele lo da para que nos horroricemos un rato. Pero solo un rato. Enseguida pasan al entretenimiento para que nos distraigamos. No fuéramos a perder el apetito, o las ganas de ir de compras, y menguase la contratación de espots publicitarios.

Hablando de entretenimiento, a ver cómo paso ahora a contarles a ustedes que la gran actualidad televisiva es que el concurso ‘Grand Prix’ ha regresado (La 1 de TVE). Solo una pincelada: competían las localidades de Almacelles y Bembibre, y Almacelles fue siempre por delante, hasta el final, cuando no supieron qué significa ‘gulusmear’. Yo tampoco lo sabía, y llevo más de 70 años pegado a un diccionario. Al alcalde de Almacelles, Joan Bosch, le preguntaron qué era lo más extraordinario de su localidad. Dijo: «Sus vistas al horizonte». Se quedaron flipando. No entendieron la sutil ‘finezza’ de este alcalde.

Compartir el artículo

stats