Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fenómeno de audiencia

Quién es quién en 'El juego del calamar': así son los personajes y los actores de la serie de Netflix

Una de las claves del éxito planetario de la plataforma es su reparto, una pléyade de perdedores con mucho gancho

’El juego del calamar’ cuenta con un reparto estelar de actores.

Una de las bazas del éxito planetario 'El juego del calamar' de Netflix son sus personajes. Todos arquetípicos, sí, pero también un espejo en el que la audiencia de los 90 países donde el k-drama de Hwang Dong Hyukde lo está petando -y va camino de convertirse en la "serie más exitosa de todos los tiempos" de la plataforma- pueden verse fácilmente reflejados o identificados. Todos ellos están en crisis (emocional y económica) en una sociedad también en crisis (social, capitalista y sanitaria).Y todos (el bueno, el malo, el viejo, la buscavidas...), sin embargo, disponen de unas habilidades mentales y físicas propias con las que enfrentarse a las macabras pruebas del juego. Así, gracias a estos nueve capítulos de drama, suspense y humor negro millones de espectadores han podido conocer también a un reparto estelar de actores asiáticos que la mayoría no teníamos fichados. Estas son sus tarjetas de presentación (atención, spoiler):

El protagonista (Nº456)

En Corea del Sur, Lee Jung-jae es toda una estrella. El actor que da vida al desgraciado protagonista Seong Gi-Hun (en paro, divorciado, sin dinero, que le roba la pensión a su madre y luego se la juega en las apuestas de caballo, que pierde, por supuesto) es también modelo y empresario. Un hombre de éxito que poco tiene que ver con su alter ego en la serie, que, tras ser contactado por un desconocido en el metro, decide participar, junto a otras personas endeudadas, en un juego de mortíferas pruebas cuyo premio final son 45.600 millones de wones; más de 32 millones de euros. Lee, de 47 años, creció en una familia con posibles de Seúl. De muy joven estuvo trabajando en una cafetería, donde un cazatalentos le descubrió y le fichó como modelo. Se paseó durante dos años en las pasarelas hasta dar el salto en la interpretación. Debutó en la serie 'Dinosaur teacher' (1993) y entre sus películas más conocidas destaca 'Il Mare' (2000), que luego fue adaptada en 'The Lake House con Keanu Reeves (2013). En honor a esa película, el actor también le puso Il Mare a la cadena de restaurantes de lujo que posee. También tiene una empresa de desarrollo inmobiliario y ha fundado el sello de entretenimiento Artist Company, junto al actor Jung Woo-sung. Además, en Netflix también protagoniza otra serie, 'Chief of state' (2019), un drama político, y destaca en el 'thriller' 'Svaha: the sixth finger'. Su pareja actual es la adinerada heredera, Lim Se-ryung, la hija mayor del presidente del gigante coreano de la alimentación Daesang Group.

El viejo (Nº 001)

El participante más viejo de 'El juego del calamar' es Oh Il-nam y en su chándal verde lleva el primer número, el 001. Al principio nos cuentan que decide someterse a las endiabladas pruebas porque tiene un tumor en el cerebro, y no le queda mucho de vida, y así, si gana, podría dejarle una buena herencia a los suyos. El anciano es todo ternura, y enseguida se gana al protagonista de la serie, que lo protege. Pero, como el resto de participantes, también esconde algún secreto (y no solo que sabe jugar muy bien a las canicas). Oh Yeong-su, de 76 años, es el actor detrás del entrañable personaje, y en su carrera ha interpretado principalmente papeles de monje, incluidas las películas 'Un pequeño monje' (2003) y 'Primavera, verano, otoño, invierno… y primavera' (2003). Gracias al éxito de la serie ahora ha fichado por la franquicia de pollo frito de Corea del Sur Kkanbu Chicken, a la cual presta su imagen.

El odioso banquero (Nº 218)

Cho Sang-woo, el amigo de la infancia de Gi-hun, con el que tantas veces jugó al juego del calamar, es el tipo que más alto ha llegado en su vecindario, pues pudo estudiar en la mejor universidad de Corea del Sur. Se hizo banquero de inversiones y le robó dinero a sus clientes para invertir en el mercado de valores. Como su amigo del barrio también lo perdió todo y las deudas le persiguen. Para no acabar en la cárcel, perder su casa y hacerle perder el negocio a su madre, desesperado, se apunta al macabro torneo. Park Hae Soo, de 39 años, es un famosísimo actor de k-dramas coreanos, y es conocido sobre todo por ser el protagonista de uno de los más populares, 'Prion Playbook' (2017). Además, acaba de fichar para el 'remake' coreano de 'La casa de papel', que se titulará 'Money Heist', en el que interpretará el personaje de Berlín, el hermano de El Profesor que interpreta el actor Andrés de Fonollosa.

La buscavidas (Nº 067)

La joven 'top model' coreana Jung Ho Yeon, que acaba de ser nombrada nueva embajadora global de la marca Louis Vuitton, da vida en la serie a la participante número 67, Kang Sae-byeok, una joven desertora de Corea del Norte que necesita dinero para rescatar a su familia, y está dispuesta a todo para conseguirlo. Roba carteras a destajo, pero eso no le da como para lograr su objetivo a corto plazo. Por eso, segura de sus habilidades, la buscavidas decide apuntarse a 'El juego del calamar'. Allí, enseguida le robará el corazón al protagonista, Gi-hun. También a la propia modelo, que ha explicado cómo fue fichada por la productora mientras se preparaba para la Fashion Week de Nueva York: leyó el guion de un tirón, parando solo para comer, envió el vídeo a modo de audición y el director la pidió de inmediato. El personaje de buscavidas en la exitosa ficción es el primer papel en televisión de Jung, de 27 años, que antes había aparecido en la temporada 4 de 'Next Top Model' de Corea. Y es que lleva modelando desde los 16 años, y ha sido portada en revistas como 'Harper’s Bazar' y 'Marie Claire'.

El matón (Nº 101)

El actor Heo Sung Tae da vida al gánster machirulo de la serie. Su nombre es Jang Deok-su y su número, el 101. La mafia le persigue y para zafarse de ella se une a la macabra aventura que le proponen en 'El juego del calamar'. Su personaje ya es malo malísimo antes de viajar a la isla donde se desarrolla la serie, pero a medida que avanza el concurso todavía se vuelve más terrible. Se aprovecha de las personas que le rodean para ir superando las pruebas; y si tiene que matar, mata a sangre fría. El odiado y arrogante villano de la ficción nada tiene que ver con la personalidad real del actor, de 44 años, un amante de los gatos y los animales, a los que adora y fotografía en tiernas instantáneas que luego comparte con sus fans en Instagram. El intérprete ha participado en más de 60 producciones entre el cine y la televisión coreana, y entre sus papeles más populares está el de la película 'The age of shadows' (2016), que fue escogida para representar a su país en la categoría de mejor película extranjera en la edición número 89ª de los Oscar. La vocación le llegó tarde, después de graduarse en la Universidad Nacional de Busan, donde se especializó en ruso. Durante muchos años estuvo trabajando en una empresa constructora de buques y barcos comerciales antes de empollarse su primer papel.

La loca (Nº 212)

La actriz Kim Joo-ryoung da vida a la histriónica participante número 212, de nombre Han Mi-nyeo. Su personaje, gritón, procaz, perverso y siempre desencajado, es el equivalente femenino al gánster matón Jang Deok-su. Están hechos el uno para el otro y ambos se utilizan, también sexualmente, para continuar vivos en el juego. La intérprete surcoreana, de 45 años, casada y con un hijo, inició su carrera en el teatro y debutó en el cine en el 2000, en el papel de Werther en la película 'Plum Blossom'. Es una cara bastante conocida en su país, donde la han visto hacer de enfermera en la película de 2003 'Memorias de un asesino'.

El inmigrante (Nº 199)

Abdul Ali, el jugador 199, es quizá, el personaje más bondadoso e ingenuo de la trama. Es cierto que le robó dinero a su jefe, y que le aplastó los dedos con una máquina de la fábrica mientras huía con la pasta. Pero su corazón es bueno, y todo lo hace por ayudar a salir adelante a su esposa y a su hijo de un año, con los que llegó a Corea del Sur buscando una vida mejor. Es muy inocente y cree que nadie puede ser tan retorcido como para engañarle. Por eso se ha convertido en uno de los personajes más queridos de la serie. El actor indio de 33 años que le da vida es Tripathi Anupam, con amplia experiencia en soltar lagrimitas en k-dramas coreanos. Comenzó a actuar en 2006 y viajó al país surcoreano cuatro años después como estudiante internacional de la Universidad Nacional de Artes de Corea. Desde entonces, ha participado en películas como 'Asura: The city of madness' (2016) o 'Space Sweepers' (2021) y melodramas como 'Hospital playlist' (2020) o 'Taxi driver' (2021).

El poli guaperas

El policía Hwang Jun-ho encuentra una tarjeta dorada del juego mientras busca en el piso de su hermano desaparecido. Decide infiltrarse en el juego haciéndose pasar por uno de los guardias de mono rojo al que envía al otro barrio. Escondido tras el casco de esgrima que llevan los carceleros descubrirá con horror toda una trama perversa en la que la vida de las personas parece valer menos que nada. Aunque ha reconocido que le hubiera gustado tener más minutos en la serie, lo cierto es que al joven actor y modelo Wi Ja Joon, de 30 años, el papel del policía infiltrado le está dando tremendas alegrías. No solo ha sumado miles de fans en sus redes sociales, más allá de su Corea natal, sino que acaba de protagonizar la portada local de la revista 'Men's Health' de este mes, donde muestra un físico envidiable. Y es que lo suyo es hacer galán, como ha demostrado en 'doramas' como 'Something in the Rain', 'Gonjiam: Haunted Asylum', 'Midnight', 'Nexen Heroes', 'Shark: The Beginning' o '18 Again', entre otros. También ha hecho algún pinito musical, pues él mismo interpreta 'Maybe it's too late', la balada principal de 'Matrimonial Chaos', un filme de 2018 en el que también aparece.

El reclutador

Con su 'sonrisa profident', el reclutador no mata a nadie técnicamente, pero ayuda, pues se aprovecha de las personas más desesperadas y vulnerables para manipularlas y animarlas a apostarlo todo, sus vidas, por una obtener dinero rápido. Este es el pérfido papel reservado al actor Gong Yoo, la megaestrella coreana más conocida internacionalmente, el 'guest star' relumbrante del último taquillazo de Netflix. Su personaje es el que ficha en el metro a Gi-hun para el juego del calamar retándole a probar suerte en otro juego, el ddakji. El actor, de 42 años, es el protagonista de la exitosa película de zombies 'Train to Busan' (2016) y de la fantástica 'Guardian: The Lonely and Great God', del mismo año.

El líder

Tras la gabardina y la máscara negra en 3D se esconde el actor Lee Byung-hun, alias 'The Front Man'. Con su voz distorsionada y siempre atento a todas las cámaras que vigilan el juego y a los jugadores, se encarga de dirigir el cotarro y la evolución de los juegos. Desde, suponemos, un ático megalujoso llama a sus misteriosos superiores para explicarles cuántos han caído ya y quiénes sobreviven aún. En la vida real, el actor, de 51 años, también es un líder en lo suyo, pues es uno de los actores más famosos de Corea con medio centenar de películas a sus espaldas. Y no solo en su país, porque también ha aparecido en algunos filmes estadounidenses, como 'Terminator Genisys' (2015), que se puede ver también en Netflix.

Compartir el artículo

stats