Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nueva serie

'Roar': el fabulario feminista de las creadoras de 'GLOW'

Hablamos con Liz Flahive y Merritt Wever, cocreadora y flamante actriz, respectivamente, de esta nueva serie antológica de Apple TV+

Merritt Wever y su amante pato en una imagen de 'Roar'.

Quizá por no seguir del todo la línea de 'Posdata: te quiero' y otras historias románticas firmadas por Cecelia Ahern, el fabulario feminista 'Roar' sigue curiosamente inédito en nuestro país. Pero desde el viernes, día 15, podemos descubrir sus ideas en las versiones aún más provocadoras de Liz Flahive y Carly Mensch, creadoras de la llorada 'GLOW,' que han elegido esta adaptación para iniciar una colaboración a largo plazo con Apple TV+. "Durante un tiempo, no sabíamos cómo íbamos a continuar", explica la propia Flahive por videollamada. "Todo lo que nos llegaba eran repeticiones de nuestra anterior serie. Siempre, siempre historias de los ochenta. Eso o biopics de mujeres inventoras, que tampoco nos apetecía. Después llegó Nicole Kidman [en su faceta de productora] con este libro y aquí sí que vimos una opción a explorar". 

Cada historia de 'Roar' gira en torno a una mujer anónima enfrentada a un momento de su vida decisivo, uno que conlleva cambiar de perspectiva o hacer que cambie la de otros. "Los relatos parten de ideas que se quedan mucho –dice Flahive–, ideas presentes ya en los propios títulos. A partir de esos conceptos hemos creado, en realidad, nuestras propias historias, siempre con el beneplácito de Ahern". Después de mucho tiempo trabajando en temporadas completas de televisión, se sintieron atraídas por la idea de poder cambiar no solo de heroína, sino también de género (terror, wéstern, comedia romántica), de un episodio al siguiente. 

Romance con un pato

'La mujer que desapareció' es aquí una escritora afroamericana (Issa Rae, de 'Insecure') convertida en invisible tras empezar a entablar negociaciones con un trío de productores de cine blancos. También hay una mujer que come fotos para conservar el pasado (Nicole Kidman); una esposa trofeo literal (Betty Gilpin), expuesta en una estantería, o una joven algo perdida (Merritt Wever, dirigida por Flahive) que encuentra orientación en un pato. 

En el libro, ella se limita a escuchar sus consejos en un parque, pero aquí la relación va más allá. "[La guionista] Halley Feiffer vio algo raro en ese pato", explica Wever. "Su forma de hablar le resultó sospechosa y le hizo pensar en historias de manipulación que había vivido de cerca". La siempre excelente actriz de 'Creedme' aceptó las (surrealistas, sexuales) exigencias de la historia sin pensárselo demasiado. "No creí que fuera para tanto [risas]. A los actores nos ofrecen circunstancias y nuestro trabajo es decir 'sí' a ellas. En general son circunstancias fáciles de imaginar. Esta vez no fue tanto así".

Compartir el artículo

stats