Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Soy gay y soy campeón olímpico”

El británico Tom Daley reivindica la causa LGTBI tras conseguir el oro en Tokio en salto de trampolín: “Podéis lograr cualquier cosa”

na secuencia del salto de Tom Daley y Matty Lee que les dio la medalla de oro. | MARKO DJURICA / KAI PFAFFENBACH / REUTERS

na secuencia del salto de Tom Daley y Matty Lee que les dio la medalla de oro. | MARKO DJURICA / KAI PFAFFENBACH / REUTERS

“Soy gay y soy campeón olímpico”. Esas fueron las palabras del británico Tom Daley tras ganar, junto a su compatriota Matty Lee, la medalla de oro en el trampolín de 10 metros sincronizado de los saltos de los Juegos Olímpicos de Tokio. Un oro que arrebató a los actuales campeones del mundo, los chinos Cao Yuan y Chen Aisen.

En la rueda de prensa posterior a la competición, aún con el pelo mojado, Daley se reivindicó no solo a él, sino a todo un colectivo. “Me siento orgulloso de decir que soy un hombre gay y que también soy un campeón olímpico. Cuando era más joven pensaba que nunca podría conseguir nada precisamente por ser quien yo era. Ser campeón olímpico ahora demuestra que puedes conseguir cualquier cosa”.

Y abundó en el tema: “Por lo que se refiere a atletas, hay en estos Juegos más deportistas abiertamente homosexuales que en Juegos anteriores. Yo salí del armario en 2013 y cuando era más joven siempre me sentí solo, el diferente, el que no encajaba”, comentó antes de lanzar un mensaje: “Espero que cualquier joven LGTBI pueda ver que no importa lo solo que te sientas ahora, no estás solo. Puedes conseguir cualquier cosa”.

Primer oro en los Juegos

El de ayer fue para Daley su primer oro olímpico, pero no la primera vez que aprovechaba para dar visibilidad al movimiento LGTBI. A finales de 2013, con 19 años pero ya con dos Juegos Olímpicos a sus espaldas, decidió grabar un vídeo que publicó en Youtube para compartir una noticia con sus fans. “Al llegar la primavera de este año, mi vida cambió al conocer a alguien que me hacía sentir feliz y ese alguien es un hombre”, explicó Daley en respuesta a “rumores y especulaciones” sobre su orientación sexual.

En 2017, el saltador de trampolín británico contrajo matrimonio con Dustin Lance, ganador de un “Oscar” por el guion del biopic del activista LGTBI Harvey Milk. Un año más tarde fueron padres del pequeño Robbie, que lleva el nombre del padre de Tom, que falleció por un cáncer en 2011.

Inspirado en gran medida por la labor de Dustin Lance Black como activista LGTB, Daley se ha sumado en estos años a diferentes causas en favor de la visibilidad.

Su voz también la ha hecho sentir en el ámbito deportivo. En 2018, cuando ganó el oro en los Juegos de la Commonwealth, pidió a los países de la mancomunidad respeto y el final de las leyes contra la homosexualidad. “Me siento muy afortunado por poder ser quien soy abiertamente y sin preocupaciones. Espero que algún día todos los deportistas de los países de la Commonwealth puedan ser libres para competir también siendo abiertamente las personas que son”, tuiteó. Con más de dos millones de seguidores en Instagram y 900.000 suscriptores en su canal de Youtube, cada gesto suyo adquiere gran repercusión.

De manera paralela a su exposición mediática extradeportiva, Tom Daley ha sabido construir una exitosa carrera: tres oros en Mundiales y cinco en Europeos, dos medallas olímpicas de bronce (Londres-2012 y Río-2016) y una, la más importante de toda su vida, la que se colgó ayer de oro en Tokio-2020.

El británico Tom Daley consigue, junto a Matty Lee, el oro en el trampolín de 10 metros sincronizado, acompañados en el podio por los chinos Cao y Chen y los rusos Bondar y Minbaev. Y lanza un mensaje a la comunidad LGTBI. “Podéis lograr cualquier cosa”.

Compartir el artículo

stats