08 de abril de 2008
08.04.2008

Zapatero, de los pocos españoles que no tienen hipoteca

08.04.2008 | 02:00
Zapatero, de los pocos españoles que no tienen hipoteca

Hay muchos aspectos que se han tratado ya acerca del debate de investidura que comienza este martes. Sin embargo, a mi juicio, no se ha hablado demasiado de un tema que considero importante: en sus conversaciones con los grupos nacionalistas y con las formaciones «menores», los representantes socialistas -Blanco, Alonso y Jáuregui- no han pedido el voto para Zapatero. El presidente en funciones y futuro presidente no quiere hipotecar su programa «cambiando cromos» a base de tú me das el «sí», y yo, a cambio, te doy... No necesita ser investido en la primera vuelta, y yo casi diría que prefiere salir en la segunda, mostrando que no quiere, contra lo que ocurrió en la legislatura anterior, alianzas que condicionen excesivamente el programa de actuación del Gobierno.


Lo cual no quiere decir, espero, que no vaya a pactar. Tiene que pactar. Los españoles, si se leen adecuadamente las encuestas, le piden pactos, acuerdos, y no confrontaciones como las que hemos vivido en los cuatro años anteriores. Sobre todo, entiendo que le piden pactos con el Partido Popular. Y al PP le piden pactos con los socialistas; veremos si en el transcurso del debate de esta semana hay política de manos tendidas y, sobre todo, tendremos que comprobar si esta política es sincera.


Puede que Zapatero sea de los pocos españoles que no tienen hipotecas, pero, al menos políticamente hablando, ha conseguido no tenerlas. Puede gobernar bastante cómodamente sin ellas, puesto que los nacionalistas difícilmente van a aliarse con el Partido Popular en contra de los socialistas, y, presumiblemente, menos aun lo harían Izquierda Unida y ERC, aunque ya se sabe que la política hace extraños compañeros de cama.


Ahora mismo, sin embargo, ZP lo tiene todo a su favor. Sería imperdonable que lo desaprovechara, pero debo decir, en honor a la verdad, que sus primeros discursos han sido bastante alentadores en el sentido de que no volverá a cometer algunos errores pretéritos. Por eso mismo, aguardo con expectación lo de este martes. ¿Habrá captado, de verdad, el mensaje de las urnas?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine