14 de abril de 2008
14.04.2008

¿A que nos quitan el infierno?

14.04.2008 | 02:00
¿A que nos quitan el infierno?

Cuentan que, en la última edición del Catecismo, desaparece lo de las penas eternas, aunque -al menos de momento- el infierno sigue. El limbo, hace tiempo que se fue al ídem, y no estoy muy seguro acerca de lo que haya podido pasar con el purgatorio, especie de lavandería «post mortem» de pecados susceptibles de biodegradarse, si son tratados con el detergente adecuado comprado en Santa Mercadona. Parece que la doctrina intenta adaptarse a nuestro tiempo, y, claro, no deben decirse cosas que resulten políticamente incorrectas...


-Pamidea, que ye polo del cambiu climáticu: oye, ¡que nun ye cuestión d'andar por ahí atizando'l fueu pa calentar calderes y faciendo derretise los glaciares y los polos!


-Y les nueves tecnologíes ¿qué, ho?... a mi parezme qu'anden un poco desorientaos, né... cola enerxía solar ye posible chamuscar dos pecadores por metru cuadráu de panel, ensin consumir combustibles fósiles... y tamién podíen poner un grupu de condenaos a soplar tol día, generando enerxía eólica, pa mete-yos calambres a los demás, ensin peligru de emisiones descontrolaes de CO2...


No es descartable que la suavización de la tradicional imagen del infierno se deba al temor de las autoridades eclesiásticas de perder subvenciones: habida cuenta de que pocos políticos se van a librar del infierno, mejor ir acondicionándolo poco a poco, para evitar confrontaciones desagradables...


-¿Lo ven?... too ye cuestión de ponese a ello, p'acabar cola crispación... miren, miren: aquí ta el «spa infernal», pa relaxase al final de la xorná. Y, cada dos meses, puen apuntase a un viaxe a Benidorm, que ye como siguir nel ifiernu, pero con vistes al mar... y aquí ta la oficina de «orientación al pecaor condenáu»... ¡si hasta ficimos un «centru d'interpretación de lo luciferino», como esos que monten los ayuntamientos pa too!...

-Non, si eso ta mui bien, pero... y el castigu de los malos ¿ta tovía en vigor, ho?


-¡Ai, sí!... eso ye lo peor, y pa mi que nun va ser posible cambialo, qu'esti Papa nuevu ye un poco reaciu: nun queda más remediu que siguir faciendo tres hores de dictáu al día, pa correxir les faltes d'ortografía...


-¡¡Qué horror!!... ¡ni hablar: eso nun pue ser!... o sea que, o revisen de nuevu'l catecismu, pa suprimir eses salvaxaes, o denunciamos el Concordatu...


Lo más curioso de todo es que, mientras se convierte el infierno teológico en un espacio «light», aquí, en la Tierra, se mantienen otros que nada tienen que envidiar a los que están enraizados en la imaginación popular...


-¿Cómo que nun crees nel Diablu?... ¡fíu, si ta plagao d'ellos!... ¿tu nun tas pagando una hipoteca, ho?


-¡Ai, mecaaaa!... ¡¡coño, Silverio, menos mal!!: si nun ye por ti, fáigome agnósticu... ¿cómo dices, ho? ¿que qué ye eso?... ¡pues que nun pensaba volver a rezar lo del «agnus Dei»!


Y, además, está claro que los infiernos no están presentes solo en la vida cotidiana de los ciudadanos de a pie, sino que afectan a todos los ámbitos...


-¡Ná, Mariano, fíu!... nun te preocupes, que aquí tamos toos p'apoyate y date un empujonín, pa que llegues con impulsu al congresu de xunu... ¡hala, neños, vamos da-y el empujón al candidatu!...


-¡Home, la verdá!: yo, nun ye que sea aprensivu nin suspicaz, pero que manifestéis esi ímpetu, xusto agora que, después de habeme invitao a escalar el Naranju de Bulnes, acabábemos de llegar al puntu más altu, nun sé, nun sé...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook