23 de agosto de 2009
23.08.2009
Clave de sol

Los burgueses de la izquierda

n Ese dinero que les sobra pudo tener mejor destino social

23.08.2009 | 02:00
Los burgueses de la izquierda

Yo creería mucho en el sentido social de los dirigentes de la izquierda si no exhibieran con tanto descaro su ardiente vocación burguesa y la consiguiente antipatía al ejercicio de una mínima austeridad práctica, siquiera sea en grado de tentativa. Ponga el lector los ejemplos que quiera porque no es que sean muchos, es que son todos. Cómodas mansiones, grandes automóviles, viajes morrocotudos, elegantes vestuarios, despachos de lujo... ¿Qué trabajo les hubiera costado guardar, por lo menos, las apariencias?


Según la antigua unidad de cuenta, más expresiva para muchos de nosotros, reciben sueldos millonarios -con frecuencia, asignados por ellos mismos- y sin descomponer la figura. Pueden argüir que lo reciben muy a su pesar, es decir, que sufren pero prefieren sufrir, o que iguales cargos están mejor remunerados en Europa. Pero si otros pueden más o lo hacen mal, no vale la comparación.


¿Que con lo suyo hacen después lo que quieran? Permítanme que dude de que destinen el sobrante a fines sociales, pero aunque así fuera, yo les diría: no, mire usted, ese exceso pudo tener un auténtico destino solidario en la fase anterior, que sería el organismo que se lo ha dado, o, mejor, en la más anterior todavía, es decir, en el pueblo fiel que mansamente ha contribuido con esos impuestos que ahora nos quieren subir.


Como último ejemplo de esa vocación burguesa -o, mejor, imperial-, ahí tienen el veraneo de la familia ZP, ¡con un séquito de cien personas!, en la mansión que Hussein de Jordania había regalado al rey de España. ¿Con qué cara se puede cantar después lo de los parias del mundo?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook