27 de mayo de 2010
27.05.2010
40 Años
40 Años

Motivados a dar

Mientras la UE copia el sistema español de trasplantes, Gijón se llena de mupis que invitan a donar

27.05.2010 | 02:00
Motivados a dar

En Asturias hay, a día de hoy, alrededor de ochenta personas que esperan un órgano; la mayoría necesita un riñón, aunque unos pocos precisan un hígado o un corazón. La Organización Nacional de Trasplantes ha dado a conocer la cifra sin discriminarla por ciudades, así que no sabemos cuántos viven en Gijón; pongamos una cuarta parte: serían veinte.

Hace días que vengo pensando en esas veinte personas, a las que imagino haciendo su vida cotidiana limitados por su dolencia y dominando su incertidumbre. En sus recorridos habituales pueden haberse tropezado con alguno de los cien mupis que integran la exposición «Motiva» de diseño gráfico, organizada por Ayuntamiento de Gijón, IDEPA, escuelas de Arte de Oviedo y Avilés, y asociaciones asturianas de diseño gráfico y diseño industrial.

Bajo el lema «Tu don más natural», el reto para los diseñadores era promover la donación de órganos. El resultado no es narrable en palabras, aunque muchos de ellos hayan priorizado el eslogan sobre la imagen. Hay que verlo (seguirán expuestos hasta el lunes). Es posible hacerse con un mapa en cualquier centro municipal. Sea cual sea la ruta elegida, Gijón está salpicada de esos mupis.

La calidad, originalidad y frescura de los diseños dicen mucho del nivel creativo de nuestro país. El calado del mensaje, tratado con ternura, emoción, humor o dolor, según el caso, conmueve. La suma de ambas cosas es un recorrido de metáforas que dan un respiro a la rutina urbana y a esa espiral crispante en la que andamos metidos. Es positivo e inspirador.

La UE acaba de aprobar la implantación de un sistema común de trasplantes similar al español. Curiosamente, las encuestas dicen que nosotros no somos los europeos más motivados para donar -a otros les costaría menos decidirse-; sin embargo, hemos entendido la apuesta, hemos innovado para darle respuesta y podemos liderar el cambio. Nuestra legislación -avanzada pero aplicada con respeto- nos ha dado el empujoncito que faltaba.

Yo creo que esa complicidad nuestra con la donación se refleja en estos mupis. Hablan de cadenas de favores benéficas para quienes dan y reciben, y negativas para nadie.

Es curioso porque los he contemplado haciendo mías las emociones de esa veintena de gijoneses que esperan. Al toparme con el que está instalado en la avenida del Llano, entre las calles Ana María y Gaspar García Laviana -quien lo vea, conociéndome, lo entenderá-, reparé en otro grupo humano anónimo, especialmente agradecido por la puesta en valor de esa generosidad que te permites cuando no te queda nada. Los familiares de donantes se merecen el bálsamo de estos mupis que mueven silenciosamente la cadena mágica de dar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine