15 de febrero de 2012
15.02.2012
Billete de vuelta

Desayunando clementinas

15.02.2012 | 03:39

Aterrizó Clemente en Mareo y comenzó la arenga del generalato. Podrá gustar o no, pero el nuevo entrenador del Sporting no engaña a nadie. No tiene término medio: se defiende o ataca. Sus equipos no aspiran a la gloria de las videotecas, pero tampoco especulan, van a lo suyo. Y a imagen de su técnico, se agrandan en la pelea y en el barro. A muchos sportinguistas no les agrada la elección de Clemente. No resulta su extensa trayectoria un compendio de toque y seda, ni una oda a la alegría futbolística, pero no está la situación del Sporting para andar detrás de un Menotti que dibuje en el césped cuadrados mágicos. No hace falta en Gijón un entrenador que llegue vendiéndonos naranjas de la China: a lo mejor basta vitaminarse con clementinas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook