24 de febrero de 2012
24.02.2012
Billete de vuelta

Se queda la cigüeña

24.02.2012 | 04:26

Los ornitólogos detectan parejas estables de cigüeña en Meres, en Tineo, en Leitariegos, en Somiedo... haciendo añicos la vieja creencia del hábito migratorio de estas aves de ida y vuelta. Esa permanencia perenne de las zancudas podría explicar el alarmante descenso de la natalidad en esta región: no nacen más niños por la huelga de alas caídas de las cigüeñas, quietas como espadañas en sus nidos de campanario. La escasa natalidad ¿es culpa de la quietud del ave comadrona o se debe a que traer un hijo al mundo sale por un pico? El caso es que en Asturias no hay más alumbramiento que el de las nuevas líneas de alta tensión. Vamos a ver cada vez más cigüeñas anidando por estos lares, pero ninguna en la cúspide de las pirámides de población.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook