05 de agosto de 2013
05.08.2013

Un regalu de Pidal a Cánovas

Una historia verosímil d'un llibru de vieyu d'asturiano anunciáu n'un catálogu alemán

05.08.2013 | 00:00
Un regalu de Pidal a Cánovas

En 1911, un afamáu llibreru alemán, Karl W. Hiersemann, ofrecía nes páxines del so catálogu de llibru vieyu un textu d'esta mena: «Bable asturiano. Vocabulario y colección de locuciones populares del dialecto asturiano. Manuscrito español, hacia 1830. Y añadía: Manuscrito bien legible de un vocabulario asturiano y castellano, coleccionado de la misma voz del pueblo». Según Francisco Bravo Jove, estudiosu del manuscritu, la mayor parte de los llibros y manuscritos d'esi catálogu del llibreru alemán desurdíen de les biblioteques de Cánovas del Castillo y del Marqués de la Fuensanta del Valle. Y ye equí onde entama la nuestra historia, figurada pero verosímil.


Como se sabe, Cánovas del Castillo realizó un intensu llabor integrador de fuerces estremaes nel procesu políticu que se llamó la Restauración y que se fexo sobre l'exe de la monarquía alfonsina y, col tiempu, sobre l'alternancia ente la mayoría de lo que podríemos llamar «la manzorga y la derecha» de la dómina. Per otra parte, ye persabida la condición de bibliófilu y eruditu de Cánovas del Castillo. En Cánovas, el caberu de los «Episodios Nacionales» qu'escribió Pérez Galdós, el capítulu XXI ta enteramente dedicáu a la relación de Cánovas cola erudición y los llibros antiguos. Pues bien, el protagonista-narrador del episodiu, Tito Liviano, vien visitar a don Antonio y, entós, «el presidente del Consejo» pasa a enseña-y «los primores de su rica biblioteca»:


Vi preciosos incunables, manuscritos de inmenso valor, y los cuadernos de las Cortes de Castilla, Aragón, Valencia y Navarra, con las pragmáticas y cédulas reales emanadas de sus acuerdos.


Vamos suponer agora que'l manuscritu del Vocabulario? ye ún de los munchos que reposaben nes talameres de la biblioteca canovista. ¿Cómo pudo aportar ellí?


Según dixéramos, ún de los ésitos del canovismu fue'l de la integración nel sistema políticu de la Restauración de la mayoría les fuerces polítiques de lo que pudiéremos llamar, de forma más o menos impropia, «manzorga y derecha» de la época. Pues bien, una de les caberes fuerces n'integrase fue l'ultracatolicismu, que nun lo fai dafechu (el carlismu y Nocedal queden fuera), sinón solo nuna parte considerable, la qu'encabeza'l políticu conservador asturianu Alejandro Pidal y Mon, que tuviera enantes famoses engarranchaes parlamentaries con Cánovas del Castillo. ¿Sería mui estraño pensar que, a mou y manera d'apurrimán, don Alejandro, una vez integráu nel partíu conservador y nel sistema políticu alfonsín, regalara a don Antonio'l manuscritu del vocabulariu de que falamos y, tal vez, un exemplar de la esbilla de Caveda, yá na edición d'esti, de 1839, yá, anque menos probablemente, na de Canella de 1887? Sobre too, si tenemos en cuenta que la familia Pidal fue siempre d'una bibliofilia estremada. Yelo Alejandro Pidal y Mon, yelo un fíu d'esti, Roque Pidal, que collabora decisivamente na reconstrucción de la biblioteca universitaria fecha escarrapios nel 34, y yelo so padre, Pedro José Pidal y Carniado (Villaviciosa, 1799-1865), al que se-y deben, ente otres ayalgues, l'adquisición del manuscritu'l Poema del Cid o la recuperación y edición del Cancionero de Baena. Per otru llau, Pedro José, el primer Marqués de Pidal, yera amigu de Xosé Caveda y Nava y frecuentador de la so biblioteca, empatando, d'esta manera, cola tradición asturianista y cultivadora de la lingua asturiana de so padre, Caveda y Solares, de Gaspar de Xovellanos, de González Posada, de Xosefa, la hermana de Gaspar, y de tantos otros amantes de la patria nel sieglu XVII. Asina mismo, fue también Pedro José Pidal aponderador entusiásticu y públicu del «bable», por exemplu, a propósitu de l'antoloxía de Caveda. De dalguna manera debió selo tamién el que fuera presidente de les Cortes, de la Real Academia de la Lengua, del Atenéu y miembru de tantes otres instituciones d'esa mena, el nuestru Alejandro Pidal y Mon, al que'l siempre obsesivamente enemigu del asturianu, Clarín, llama «El Neptuno del bable».


Nun taría mal recordar que, además d'afincar equí los sos intereses políticos, los Pidal (ye pariente d'ellos el mismu Menéndez Pidal, el que sorrayó la profunda unidá del asturianu y la so estensión per Zamora, Salamanca y Extremadura; el que llamó a la danza prima «danza nacional de los asturianos») tuvieren siempre relacionaos con Asturies, la cultura asturiana, como queda dicho, y los intereses materiales de los asturianos. El nuestru Alejandro Pidal y Mon impulsa, por exemplu, con Frasinelli, la construcción de la basílica de Covadonga y siendo él ministru de Fomentu inaugurase'l túnel de La Perruca, cola presencia d'Alfonso XII, y llega'l tren a Asturies; del mismu mou y manera, impulsa dafechu la solución d'El Musel como puertu de Xixón. Un fíu d'él, Pedro Pidal, ye'l primer escalador del Urriellu y l'impulsor del primer parque natural d'España, el de Covadonga.


Vamos terminar con otru datu que faga entovía más verosímil la nuestra suposición: dempués de la integración nel partíu conservador cónstanos que don Alejandro ofrez-y regalos «asturianos» a Cánovas. Asina, reenvía-y a él les truches que-y manda'l so amigu, el canónigu covadonguín Máximo de la Vega, pescaes por esti na mesma Covadonga. El prócer andaluz decía, polo visto, que «no había comido en su día cosa más sabrosa». Y ye que don Antonio tenía bon paladar pa los llibros y pa la xinta, lo mesmo que los Pidal lu teníen pa la cultura en xeneral y pa la asturiana en particular.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook