Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sol y sombra

Trumpazo a las bolsas

La posibilidad de que Donald Trump sea el próximo presidente de la primera economía del mundo ha puesto a los mercados en alerta. El dilema de elegir entre un candidato republicano que despierta los mayores recelos y una candidata demócrata que no inspira confianza revoluciona las encuestas, hasta el punto de que el primero ha recortado distancias cuando se encontraba hace todavía nada prácticamente derrotado.

Las empresas de apuestas tienen que estar tomando parte en el asunto para disipar la idea de un resultado previsible e imprimir emoción, de no ser así resulta difícil explicarse la alta volatilidad demoscópica debida a los cambios de humor que se perciben en los encuestados tras las revelaciones que se están produciendo sobre los aspirantes.

Primero fue un vídeo de 2005 jactándose de abusos sexuales el que puso a Trump contra las cuerdas. Ahora, a cinco días de las elecciones, son las pesquisas del FBI acerca del uso indiscreto de los correos electrónicos por parte de Clinton cuando era Secretaria de Estado, lo que la hace perder parte de la ventaja que le sacaba a su contrincante.

No hay elección fácil. Todas son complicadas. A veces es necesario escoger del mal, el menor. Clinton no es soportable para los republicanos y tampoco cae especialmente bien entre los demócratas más de izquierda. Pero Trump, como bien dijo el escritor Richard Ford, es por más que él se esfuerce en demostrar lo contrario, un candidato contra su propio país, el buen gusto, la razón y la estabilidad mundial. No me extraña que tiemblen las bolsas.

Compartir el artículo

stats