Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carmen Pérez Novo

Adiós, tabaco, adiós

La disminución de las enfermedades cardiovasculares

Asturias registra menos casos de enfermedad y muerte de origen cardiovascular, y en particular menos infartos de miocardio, desde la entrada en vigor de la ley antitabaco, a inicios de 2006. Según los médicos asturianos, tres de cada cuatro fumadores asturianos, han hecho al menos un intento para dejar de fumar, y seis de cada diez estarían de acuerdo en que se aumentase el precio y los impuestos al tabaco como medida para reducir el consumo ¿No les parece una noticia muy alentadora? Porque, fíjense que, según Antonio Molejón, director general de Salud Pública del Principado en Asturias, fallecen cada año a causa del tabaco unas 2.250 personas, alrededor de seis diarias: 40% mueren de cáncer, 39% de enfermedad cardiovascular, 21% de patología respiratoria. Por otra parte, el tabaquismo pasivo constituye un problema de enorme incidencia. Los expertos hacen hincapié en que el síndrome de muerte súbita infantil es más frecuente en bebés cuyas madres fumaron en el embarazo o que están expuestos al humo después del nacimiento. También el riesgo de muerte por cardiopatía isquémica aumenta entre un 20% y un 30% para la persona que no fuma, siendo su pareja fumadora.

Por todo ello, se hace necesario que abandonemos este hábito tan nocivo. Y es posible. Se puede dejar de fumar. Se lo dice una exfumadora. De hecho, muchas personas, que hemos sido grandes fumadoras, lo hemos hecho. Lo único que se necesita es la decisión firme de abandonar para siempre el tabaco, la propia voluntad de no encender los cigarrillos y mantener por encima de todas las cosas esa decisión. Para ello, solo se precisa una gran dosis de voluntad. Porque he hablado de "decisión firme" que, por otro lado, no está muy de moda en los tiempos que corren. Porque vivimos inmersos en la cultura del mínimo esfuerzo. Por eso, todas las personas que están decididas a abandonar este hábito deben tener muy claro que, con voluntad, cada cual consigue lo que se propone, a pesar de las mil peripecias que pueden detener el paseo hacia la meta, y que la ventaja fundamental que tiene deshacerte de este tóxico, que ocasiona tantas y tantas complicaciones, es para el beneficio de la propia salud. Y, por supuesto, tener presente el lema: "Y ahora, olvide el tabaco, beba al menos un litro y medio de agua al día, coma sano y dese unas cuantas vueltas por el parque".

Compartir el artículo

stats