AAA
07 de julio de 2018
07.07.2018

Una solución para el pésimo estado del edificio sindical

07.07.2018 | 00:34
Una solución para el pésimo estado del edificio sindical

¿Es razonable la existencia en el centro de Gijón de un notable inmueble de uso sindical en franco deterioro, gravemente degradado, en un espacio pendiente de reordenación urbanística por el desarrollo del plan de vías? Es una pregunta que se hacen muchos gijoneses a la vista del estado externo del edificio sindical, máxime cuando esta semana se ha conocido que si por fuera la imagen del edificio es penosa, por dentro puede convertirse en una ratonera llena de peligros.

La inspección llevada a cabo por técnicos de Disciplina Urbanística del Ayuntamiento no deja lugar a dudas: graves carencias de salubridad, ornato, accesibilidad y seguridad en el edificio, que consideran urgente acometer. Según los técnicos, la instalación eléctrica es obsoleta, faltan extintores y vías de emergencia. En algunos espacios del inmueble se dan usos no autorizados, como un rastrillo, un almacén de alimentos o un gimnasio. La situación más sangrante se detecta en el salón de actos, donde los técnicos municipales denuncian que los enseres acumulados lo convierten en un potencial foco de incendios, motivo por el que urgen su vaciado y limpieza.

La urgencia en resolver los problemas que plantea la situación del inmueble que comparten varios sindicatos compete al Estado, propietario del edificio, pero el informe municipal resulta demoledor. Al edificio sindical sólo le caben dos alternativas: o la rehabilitación, que seguramente resultará económicamente costosa, o la demolición, solución que habría que valorar solamente en última instancia, ofreciendo además una alternativa de realojo a sus habituales ocupantes. A la vista del informe técnico, sin embargo, el Ayuntamiento tendrá que estudiar, porque es su responsabilidad, el desalojo del inmueble.

De cualquier forma, el futuro de ese emblemático edificio debe decidirse a partir del diálogo y consenso de todos los agentes implicados, compatibilizando los derechos de uso sobre este patrimonio con unas garantías de seguridad que hoy día no se dan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook