Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La "merde" y la mar

Lo que está pasando en la playa de San Lorenzo

"Moninos, hay que ser finos". Así iniciaba sus octubres académicos la histórica pedagoga gijonesa doña Pepita Sierra en la escuela de primeras letras que tenía instalada en la calle Santa Lucía, en un señorial edificio, hoy en esqueleto.

En Gijón,los de Gijón, los nacidos de la mar en calma como los nacidos durante la mar brava, "hay que ser", tenemos, que ser, finos. No mande usted a nadie a la mierda; mejor, simplemente, cuando se enfade, envíele a la "EMA".

A su Presidente, sea Coutiño, o sea Ronaldiño, o quien sea, envíele un tarjetón: "Querido: váyase usted a la EMA", que quiere decir: querido: visto el informe del Comité de Empresa, váyase usted (a la merde), y sobre todo, deje en paz a la EMA. Porque, resulta que la EMA nuestra, por negligencia, en unas ocasiones, por venganza y persecución, en otras, es culpable, unas veces de los besos negros que la playa recibe por la boca del río Piles. Oras, de la porquería legal que la EMA de las hormigas, quiso verter sobre la "Dulce" concejala, -doña Dulce Gallego- que fue la anterior Presidenta de la empresa municipal, cuando la "merde", a pesar de que el análisis ya era municipal, no alcanzaba la playa; sobre el ingeniero Alemany, su Director; sobre el joven ingeniero Javier Tagarro, amigo y compañero de bachiller de mi hijo mayor, y sobre la responsable de los números, la economista Begoña Fernández Espasande, jefa del área económica de la Empresa.

Sobre los cuatros, en igualdad de género e inocencia, el Sr. Couto, el Sr. Cachero y otros acólitos, vertieron y vertieron "merde" a cántaros, de la que, al fin, los lavó el Sr. Juez que conoció de aquellos inmundos "vertidos".

Ahora la EMA, su Comité de Empresa, reconoce el mal hacer de la Casa, mientras la playa, por el Piles, recibe con trágica periodicidad merde, merde y más merde, sin que los análisis que hace el municipio encuentra ni razón, ni impureza. ¿Será verdad? ¿Será ficción (por ser fino, que estudié en lo de doña Pepita)?.

La EMA, según su Comité es responsable por acción u omisión; por falso ahorro o incapacidad, de los vertidos que sufre la benditas arenas de la playa. El municipio lo es del análisis de las aguas.

Por, y de la playa, vive Gijón; en la playa, en temporada baja, disfrutan hasta los perros; y por gozar de la playa en temporada alta, vienen a Gijón veraneantes de todos los continentes, unos por bañarse, otros por ver bañarse a las "princesitas de la playa", que sirenas de la mar de San Lorenzo son?; y hasta hay buena gente de Oviedo que viene a refrescarse?. Y a todos alcanza y afecta, más o menos, la mancha que deja la EMA, -o sus deficiencias-, en el curso del Piles. Iniciaba el curso escolar Dª. Pepita con aquello de "Moninos, hay que ser finos". ¿En qué parte, a qué altura del curso del Piles, comienzan a advertirse los vertidos?... Importa para saber quién vierte. El equipo de gobierno lo debe saber; lo debe saber la leal Oposición, --ección "Podemos" que sostiene y sección socialista que ataca al Gobierno Moriyón?

Seguro que la señora Moriyón, que dicen es experta cirujana, sabe por dónde habría que "cortar" el mal. Pero el mal no se corta, los vertidos se repiten, y la arena que viene de "fuera" la lleva la mar?

Me dice el portavoz del equipo de esforzados submarinistas Sinesio, Sisebuto y Sisenando que el emisario famoso de la Peña Rubia, se encuentra, mar adentro, en más o menos aceptable estado de revista, pero que no lejos de donde comienza, existen unas tuberías que deben venir de la poblada tierra del Este de Gijón; quizá de los ricos pareados-adosados, cuyos detritus, dicen, como los ríos del poeta, "van a morir (sin tratamiento) a la mar"? ¿Será posible? Ni en bable semioficial encuentro bellas u finas palabras de condena y maldición? ¿Habrán visto bien los esforzados Sinesio, Sisebuto y Sisenando? ¿O las mierdas submarinas les habrán nublado la vista?

¿Padece Gijón por la culpa culpable del Couto de San Nicolás? Incomprensible que no quiera ser alcalde por ser medio gallego. Quede claro que gallegos enteros fueron alcaldes y corregidores y concejales en esta villa. Por todos, cito al olvidado don Antolín Esperón, que fue Alcalde-Corregidor durante 1851 y 1852. Fue gallego, de A Coruña, y liberal, y escritor, y abogado, y poeta; en su pueblo natal fue concejal, y aquí, Alcalde. Y en los semanarios de Madrid escribió maravillas sobre Gijón y Santa Catalina; sobre Jovellanos y San Lorenzo? Comprensible el no "querer" por ensuciar?

El Sr. Couto de San Nicolás, si es cierto que es Presidente de la EMA, y si es cierto lo que dice el Comité de Empresa, no puede ser Alcalde, ni vicealcalde, ni concejal. "No será gijonés quien no honre a su padre y a su madre", dijo don Evilasio Antolín, reconocido farmacéutico de la villa. Ni nunca podrá ser tenido por gijonés quien deshonre y ensucie el arenal de San Lorenzo, "Manto canela extendido de este a oeste".

Y se cerró el Centro Gallego. ¡Adiós a Santiago a la espera que el guerrero Fray Sanz abre su albergue! Compañera de mi vida, que tú por gallega, socia y lista, podías, a más de concejala, haber sido alcaldesa de Gijón.

Compartir el artículo

stats