Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carmen Pérez Novo

Mindfulness

Una técnica para reducir el estrés y mejorar la calidad de vida

¿Han oído alguna vez hablar del mindfulness? ¿Qué no? Pues sigan leyendo con mucha atención. El mindfulness tiene sus orígenes en antiguas prácticas de meditación. Lo conocemos gracias a Jon Rabat-Zinn, quien fundó la Clínica de Reducción del Estrés en la Universidad de Massachussets a finales de 1970 ¿Y en que consiste? Pues, en primer lugar, en prestar atención con "intencionalidad", o sea dirección consciente de nuestra consciencia. Por ejemplo, cuando somos conscientes de forma intencionada que estamos comiendo, nos damos cuenta deliberadamente de las sensaciones y nuestras respuestas a esas sensaciones. Si comemos sin atención plena, en teoría somos conscientes de lo que hacemos, aunque probablemente estamos pensando en muchas cosas al mismo tiempo y puede que también estemos viendo la televisión o hablando. Por eso, se trata, de prestar atención en el momento presente, y algo muy, muy importante, sin juzgar. No se juzga si una experiencia es buena o mala, y si lo hacemos, inmediatamente nos damos cuenta de ello y lo dejamos ir.

La verdad es que su práctica tiene tantos efectos positivos, que se ha ido extendiendo a muchos hospitales de todo el mundo. Y esto es así, porque ayuda a superar condiciones, como el dolor crónico, la depresión, los trastornos del sueño, las enfermedades cardiovasculares y la ansiedad. Pero el asunto va más allá, ya que los expertos dicen que aumentan los niveles de empatía, de resiliencia, rendimiento, un descenso de los casos de acoso y un aumento de la capacidad de concentración

Por eso, me ha parecido muy interesante cuando he leído que en los alumnos de los dos Institutos de Castrillón y de los colegios El Vallin y Castillo de Gauzón se ha implantado un programa de mindfulness que alcanza a padres, profesores y alumnos. Una sesión comienza con la rutina de descalzarse, tenderse sobre una colchoneta, con cojín y manta. El primer paso del proceso, es la afirmación positiva "estoy contento y comparto mi alegría con los otros". Después comienzan los ejercicios de ir prestando atención y relajar cada parte del cuerpo, desde los dedos de los pies hasta las extremidades superiores. Cuando finaliza esta parte, los alumnos están totalmente relajados, momento en el que hace un repaso mental de las personas que forman parte de su vida y a las que desean alegría ¿No les parece muy interesante? Y, sobretodo, si su aprendizaje se inicia ya en la época escolar.

Compartir el artículo

stats