Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco García

Billete de vuelta

Francisco García

Derbis de otoño y primavera

Ya se conocen las fechas de los dos partidos del siglo de todos los años. O de los últimos años, los recientes en que Sporting y Oviedo coinciden en la misma categoría, que hoy es de plata. El 18 de noviembre, con los equipos ya rodados en el avance del otoño, el primer envite en el Tartiere, y la vuelta asimétrica, el 23 de marzo en El Molinón, con el arranque de la primavera. O sea, la caída de la hoja en Oviedo y los brotes verdes en Gijón.

Tras la desilusión reciente del querer y no poder, de nadar para acabar exhaustos y sin premio en la orilla, ambos clubes hacen esfuerzos por reforzar convenientemente las plantillas. Va a ser un año duro, lleno de trampas y minas, con demasiados históricos en la rampa de salida, muchos de los cuales quedarán pronto en el camino. Alguno se hundirá, por lógica estadística, en el fondo del pozo.

A la nueva temporada que se avecina habrá que pedirle que, por fin, los dos principales clubes del fútbol asturiano alcancen el techo de la tabla para que al finalizar el curso del que aún estamos en vacaciones, ambos alcancen los laureles de la máxima categoría. Lejos de localismos zafios y de disputas cantonales sería bueno compartir ese objetivo en beneficio del deporte asturiano, para el disfrute de los aficionados de todos los colores y a favor de las arcas de la economía de ambas ciudades, que no es lo mismo recibir a veinte hinchas llegados de Alcorcón que la avalancha habitual vizcaína o donostiarra. Bueno sería también regresar a Primera para los que tenemos la obligación de contarlo, a quienes se nos exige, en cada Sporting-Oviedo u Oviedo-Sporting, hacer encaje de bolillos.

Compartir el artículo

stats